Funcionarios fueron expuestos en chat de WhatsApp con fotos íntimas de mujeres indígenas

por paolo renato lopez layman

Un funcionario del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), renunció a su cargo tras revelarse su participación en un chat de WhatsApp en el que se exhiben imágenes íntimas de mujeres de comunidades mixes o ayuujk, lo que las violenta sexualmente.

Fue Sandra Domínguez Martínez, defensora de los derechos humanos de mujeres, víctimas directas e indirectas de violencia de género, quien denunció a través de las redes sociales la existencia de este chat en el que participan un centenar de varones, incluidos funcionarios públicos.

En entrevista con EL UNIVERSAL, la también jurista precisa que fue uno de sus conocidos quien le alertó sobre la existencia de este chat, ya que una fotografía de ella fue exhibida en el mismo.

“La fotografía fue compartida en el chat, la pusieron de foto de perfil y le pusieron signo de pesos”, cuenta Domínguez Martínez, al tiempo de reprobar las prácticas para violentar la privacidad de las mujeres a través de las herramientas digitales.

En este chat estaban añadidos al menos 100 hombres, entre los cuales destacan varios funcionarios como Rolando Vásquez Pérez, jefe del departamento normativo del control de plazas del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI); Donato Vargas, excandidato a diputado local por la región Mixe y también funcionario del INPI; así como Juan Eliel Hernández, quien ha sido identificado como líder de grupos de desplazados de la Sierra Norte.

“Cuidado, existe un grupo de chat de Whatsapp con más de cien hombres, que incluso laboran en dependencias federales y estatales. En éste comparten fotos de mujeres sin su conocimiento, o bien las bajan de Facebook para hacer comentarios discriminatorios, machistas y vulgares”, alertó Sandra desde su perfil en esta red social, mostrando capturas de pantalla del grupo de conversación como evidencia.

Tras conocer que su foto se difundía en ese grupo de mensajería, nombrado “Sierra XXX”, Sandra Domínguez, decidió acudir ante las autoridades correspondientes a denunciar penalmente los hechos y compartir su testimonio a través de los medios de comunicación.

“Muchas otras mujeres también han sido exhibidas en este grupo, sin embargo, no se atreven a denunciar”, comenta, y añade que cuando le compartieron capturas de pantalla del momento en el que se compartió su foto —una imagen tomada durante la boda de su hermana—, uno de los integrantes especificó que el grupo había sido creado para compartir pornografía y fotos íntimas, principalmente de mujeres de comunidades mixes (ayuujk).

Luego de indagar sobre lo sucedido, Sandra obtuvo pruebas sobre la creación del grupo y la identidad de los administradores, así como testimonios de otras mujeres que fueron exhibidas entre conversaciones.

Reconocen existencia de grupo de WhatsApp

Domínguez Martínez señala que mientras investigaba sobre este grupo de WhatsApp, fue el funcionario del INPI, Donato Vargas, quien corroboró la información y le ofreció disculpas.

“Varias personas me confirmaron que Rolando Vásquez —empleado también de esta dependencia federal—, fue quien compartió mi foto (…) Anteriormente ya me había confrontado con él porque tenía una actitud hostil, acosadora y amenazante hacia mi persona”, relata.

Ante ello, Sandra considera importante denunciar los hechos, pues muchas mujeres han sido víctimas de hechos similares. Asimismo, hizo un llamado al director del INPI, Adelfo Regino Montes —también originario de la región Mixe— a no permitir que los funcionarios acosen de manera abierta a mujeres, pese a que, en Oaxaca, desde el año pasado, la violencia digital es considerada un delito.

Tras denunciar los hechos en redes, el ayuntamiento de Tamazulápam del Espíritu Santo salió a la defensa de Rolando Vásquez Pérez, quien es oriundo de esta comunidad, emitiendo un comunicado en el que respaldan al funcionario, asegurando que, a pesar de haber incurrido en actos de acoso y violencia de género, “se ha conducido con cordura, legalidad, honorabilidad y respeto”.

El documento, signado por el presidente municipal de Tamazulápan, Artemio Ortiz, también desdeña la posición de Sandra como una de las víctimas de la violencia machista que se ejerció en el grupo digital y cuestiona sus declaraciones.

Tras la denuncia, este viernes Rolando Vásquez abandonó su cargo público. En las primeras horas del día emitió un comunicado en su perfil de Facebook en el que asevera que ha trabajado a favor de las mujeres y las niñas, abanderando la causa del presidente Andrés Manuel López Obrador; en dicho documento asegura también tener calidad humana ejemplar, que no ha cometido actos que denigren a las mujeres y que tiene la conciencia tranquila.

A través de un comunicado, el INPI informó que aceptó la renuncia de Rolando Vásquez, por lo que dejó de laborar en dicha institución. Agregó que los hechos denunciados contra el ahora exfuncionario “no representan si son producto de la política institucional del INPI, cuya misión es velar por el respeto irrestricto de los derechos fundamentales de los pueblos indígenas y afromexicano, y de manera especial, de la dignidad de las mujeres”.

Por esta razón, el INPI aseguró que se deslinda de los hechos por los que fue denunciado el funcionario y se comprometió a “reforzar las acciones de sensibilización y capacitación a su personal para alcanzar el pleno respeto de los derechos de las mujeres, erradicando todo tipo de violencia de género”.

Con información de El Universal.

También te puede gustar

Deja un Comentario