Inminente, la exoneración de Trump; rechazan llamar a testigos

por paolo renato lopez layman
El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, calificó de “una calamidad” el resultado de la votación que abre el camino a la exoneración de Donald Trump. Foto: AP / J. Scott Applewhite

J. JESÚS ESQUIVEL

WASHINGTON (apro) – Por 51 votos a favor y 49 en contra, la Cámara de Senadores del Congreso federal estadunidense rechazó la exigencia de los legisladores demócratas de la presencia de testigos en el juicio contra el presidente Donald Trump.

La mayoría republicana del Senado se impuso a la minoría demócrata aun cuando dos de sus miembros se aliaron con la oposición, lo que establece que a más tardar la próxima semana el presidente Trump será exonerado de los dos cargos que le imputó la Cámara de Representantes.

“Es una calamidad, esto es una vergüenza que sienta un precedente altamente negativo para la constitución del país y para futuros presidentes”, declaró el senador Charles Schumer, líder de la minoría demócrata en la Cámara de Senadores.

El triunfo republicano sobre los demócratas abre la puerta para que Trump sea declarado inocente de los cargos de obstrucción al Congreso y abuso del poder presidencial, que le achacó la Cámara de Representantes y por lo que fue sometido a juicio en el Capitolio.

Votación final el 5 de febrero

El siguiente paso del proceso contra Trump será someter a votación en el Senado la moción para declarar culpable o inocente al presidente, resultado que ya se vaticina como exoneración; tomando en cuenta que se requieren 67 votos de los 100 para expulsarlo de la Casa Blanca.

Con la victoria en el Senado, la Casa Blanca y el líder de la mayoría republicana en el Senado, Micht McConnell, se han puesto de acuerdo para que la votación final del juicio se lleve a cabo el próximo 5 de febrero, un día después de que Trump presente su informe sobre el Estado de la Unión.

La derrota de los demócratas ha puesto el escenario ideal para Trump, quien este 4 de febrero, al presentar su informe sobre el Estado de la Unión, se declarará victorioso de una acusación infundada.

Sin testigos en el juicio, los demócratas se quedaron sin la posibilidad de que ex integrantes del gabinete presidencial fueran obligados a testificar bajo juramento sobre las acciones de Trump respecto al paquete de ayuda militar por 391 millones de dólares a Ucrania.

Los cargos en contra de Trump se sustentan en las investigaciones demócratas que los llevaron a aprobar una resolución en noviembre del año pasado, con la que acusaron al presidente de manipular la ayuda a Ucrania a cambio de favores para su campaña de reelección.

El argumento central de los dos cargos sostiene que Trump condicionó el paquete de asistencia militar a Ucrania, a cambio de que el presidente de ese país Volodymyr Zelensky actuara en contra el ex vicepresidente demócrata Joe Biden.

De acuerdo con las investigaciones demócratas a Trump lo acusan de haber retenido la ayuda a Ucrania, hasta que Zelensky iniciara una investigación por corrupción a Biden y a su hijo Hunter, quien formó parte de la empresa ucraniana de gas; Burisma Holdings Ltd.

El libro de Bolton

El pasado fin de semana el periódico estadunidense The New York Times publicó fragmentos del manuscrito de un libro que preparó John Bolton, el ex jefe del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca que el año pasado renunció al puesto por desacuerdos con Trump.

En el manuscrito que causó indignación y controversia en el Senado, Bolton sostiene que el pasado mes de mayo, Trump le dijo que se pusiera en contacto con su abogado personal Rudy Giuliani, para que abordaran el caso de la suspensión de la ayuda militar a Ucrania.

Los demócratas exigían como testigo en el juicio de Trump a Bolton, a Giuliani, y Mike Mulvani, jefe interino del gabinete presidencial y al secretario de Estado, Mike Pompeo, de quienes los demócratas sostienen que intervinieron en caso de la ayuda bélica a Ucrania.

“Los hechos saldrán a la luz, con todos sus horrores saldrán a la luz”, dijo Adam Schiff, legislador demócrata y presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, quien funge como fiscal de la parte acusadora en el juicio contra Trump.

Mitt Romney, senador republicano por el estado de Utah y ex candidato presidencial de su partido, y su colega Susan Collins, del estado de Maine, se unieron a la petición de los 49 demócratas de llamar a testigos. Sin embargo, no lograron los 51 sufragios requeridos para lograrlo.

“Game over”

“Se acabó el juego”, escribió Trump en su cuenta personal de la plataforma de Twitter, lo que acompañó con un video de Bolton durante una entrevista con la cadena de televisión Fox en agosto pasado, en la que no habla de la manipulación del paquete militar a Ucrania.

“Demócratas = 17 testigos, Republicanos = 0 testigos”, publicó Trump en otro mensaje de Twitter en reacción directa a la victoria republicana en el Senado que le garantiza la exoneración de los dos cargos en su contra, la próxima semana.

La única aspiración de los demócratas con el juicio de Trump es que el electorado estadunidense el 3 de noviembre de este año en las elecciones presidenciales emita un fallo que le niegue la reelección al presidente, tras todo lo dado a conocer durante su proceso judicial en el Senado.

Donald Trump se convirtió en el tercer presidente de los Estados Unidos en ser enjuiciado por el Congreso federal de su país, Andrew Johnson, fue el primero en 1868 y Bill Clinton el segundo en 1998.

En 1974, el expresidente Richard Nixon iba a ser enjuiciado por el Capitolio pero renunció al cargo antes de ser procesado.

También te puede gustar

Deja un Comentario