Senador Luis Armando Melgar Bravo, un lobo con piel de oveja

Walter Rincón Rovelo

“Lo que no está prohibido, está permitido”, reza un principio general del Derecho muy recurrido en estos momentos por el Senador Luis Armando Melgar Bravo, para posicionar de manera grosera su figura lánguida en el ánimo de los chiapanecos.

Si bien es cierto, la Legislación Nacional Electoral es ambigua con relación a los actos anticipados de campaña, también es indiscutible que la gran mayoría de los políticos no rige sus acciones con honestidad, un valor humano que se mama en casa. Ya desde este momento podemos vislumbrar cuál fue la enseñanza que aprendió Melgar Bravo en el seno familiar.

El político remendado en Televisión Azteca, se aprovecha de que los criterios prevalecientes para determinar si existe o no un acto anticipado de campaña, sólo adquieren vigencia cuando empieza el proceso electoral del que se trate, es decir, lo que ocurra antes es mera política, y en todo caso, si el asunto se presenta como una queja, el INE lo valorará con los elementos de juicio que se hayan planteado, en pocas palabras, no pasará nada, no habrá sanción, como no lo hubo contra el gobernador Manuel Velasco Coello, cuando se gastó 10 millones de dólares para posicionar su imagen pública en otras entidades federativas, durante el primer de año de su gobierno.

Melgar Bravo como tantos otros rancios políticos debería saber que ser honesto, es ser real, ser genuino, auténtico y objetivo. La honestidad expresa respeto por los demás, no quiere decir que se ande aplicando gel antibacterial, después de cada encuentro cercano con la muchedumbre, para evitar cualquier infección, inventada por su homofobia y desprecio a la “plebe”, a esa que compró con limosnas para alcanzar una Senaduría.

Quienes han dado seguimiento puntual a los recorridos que realiza Melgar Bravo por varios municipios de Chiapas en busca de continuar detentando el poder,  lo han visto, inmediatamente de terminar un evento público, subirse a su camioneta para untarse desinfectante en manos, brazos y hasta cachete.

Evidentemente el senador Luis Armando Melgar Bravo, es un lobo con piel de oveja, pues se presenta como el más humilde de los servidores, pero engancha a los sectores más vulnerables, les compra su dignidad, los hace dependientes con raquíticas despensas, incluso en mal estado, porque sabe que en las zonas que visita, el hambre es cabrona, algo que nunca conocerá y entenderá este sujeto.

Ahora se le ha dado por subirse a todos los temas del día para ganar popularidad, lo mismo opina sobre una tarifa preferencial de energía eléctrica para Chiapas, como el caso PROACTIVA, en Tuxtla Gutiérrez, en donde el principal afectado, Héctor Montesinos Cano lo buscó incontables ocasiones en el mismo senado de la república, y lo que obtuvo como respuesta, fue un saludo de mano, una sonrisa fingida y la promesa de que algún día retomaría el asunto.

A Melgar Bravo, ahora sí le preocupa la contaminación que genera PROACTIVA derivado de un incorrecto manejo de los desechos orgánicos, que provocan la emanación de lexiviados, destruyendo cientos de hectáreas vírgenes de flora y fauna, al sur poniente de la ciudad. Casualmente, esta repentina preocupación se da después de que su homóloga del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Raquel Esther Sánchez Galicia, le puso el ejemplo sin ser chiapaneca, abordando en tribuna legislativa el tema que desde hace 8 años se encuentra bajo escrutinio público. Es decir, no le quedó de otra al senador, que opinar también, así, pa´qué pictes.

Pero es tal su desconocimiento de los problemas de Chiapas, que recientemente visitó la Colonia 6 de Junio, de Tuxtla Gutiérrez en donde fantasiosamente dijo que es urgente atender el alto riesgo en el que viven los pobladores de esa colonia, debido a los desplazamientos de ladera que han ocurrido.

Alguno de sus asesores, le debió decir que esa colonia fue declarada como zona de desastre natural por la Secretaría de Gobernación en el 2013 para efectos de acceder a los recursos del Fondo de Desastres  Naturales.

El problema de la colonia es complejo, pues está asentada en terrenos de alto riesgo y vulnerabilidad, son 379 familias las que viven al filo de la navaja, pues en cualquier momento se les puede venir encima el techo o la barda de sus viviendas. No será entonces, con discursos baratos y tomándose la foto con los afectados como se resolverá este problema. Indiscutiblemente, Melgar Bravo necesita más imaginación.

En fin, este político cree todavía, que puede presentarse en Chiapas como conquistador y el gran salvador de los chiapanecos, pero lo bueno de las redes sociales es que despierta conciencias y el electorado sabrá darle el trato que se merece en las urnas del próximo 2018. Tiempo al tiempo

Deja un comentario