Respeto a la participación de los militantes: Willy Ochoa

 

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Con miras a la XXII Asamblea nacional del Revolucionario Institucional que se llevar¡ a cabo en el mes de agosto, el ex Secretario de Organización y actual Diputado priista, Willy Ochoa sostuvo que esta asamblea tiene como finalidad: renovar y transformar al Partido desde su interior, con la participación de la militancia del instituto.
Para ello, las asambleas deben tener como eje rector, fomentar la participación a través del respeto a los militantes, respeto que deberá¡ reflejarse en acciones que promuevan con toda claridad la inclusión y la apertura hacia las bases, liderazgos, cuadros, sectores y organizaciones, hacer lo contrario mandar¡ un mensaje negativo y confundirá¡ los propósitos que todos perseguimos, fortalecer al partido” dijo Willy Ochoa.
Para el legislador chiapaneco, las asambleas nacional y estatales son la mejor oportunidad para que el priismo pueda expresarse, las asambleas dice Ochoa Gallegos, deben concebirse como el mejor espacio para que el diálogo nos permita coincidir y a partir de ello lograr consensos a través de los cuales podamos construir el partido al que aspiramos, un PRI Útil a la sociedad, un partido cercano y sensible, porque eso es lo que está¡ en la mente de los priistas, y por ello, las dirigencias deben salvaguardar los derechos de la militancia a participar en igualdad de condiciones, el priismo requiere de esta gran oportunidad para demostrar su valía tanto al partido como a la sociedad, y no podrá lograrse de otra manera sino en igualdad de condiciones.
Es tiempo de una visión integral, basada en la pluralidad y el reconocimiento a las trayectorias de quienes por años han ofrecido lo mejor de sí­ en favor del partido, nunca cómo hoy, habíamos tenido la gran oportunidad de vigorizar al partido a través de las capacidades y empuje social y político de la militancia, las asambleas son la oportunidad que esperábamos para llevar nuestro instituto hacia su fortalecimiento Finalizo Willy Ochoa.

Deja un comentario