Reculan Diablos Rojos, Guerreros, Tigres y Sultanes; se quedan en la LMB

POR BEATRIZ PEREYRA

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los Diablos Rojos del México, Guerreros de Oaxaca, Tigres de Quintana Roo y Sultanes de Monterrey recularon sobre su salida de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) que anunciaron al mediodía de este martes durante la asamblea de presidentes que se realizó en el hotel Camino Real Aeropuerto.

A través de un comunicado que distribuyeron de forma individual, los equipos anunciaron “que de ninguna manera significa que estas novenas –entre las que se encuentran los tres equipos con mayor antigüedad dentro de la Liga Mexicana de Beisbol con plenitud de los derechos establecidos en Estatuto, máximo documento normativo de la organización– hayan decidido abandonar la LMB y perder sus derechos como asociados, simplemente es un acto de protesta que pretende lograr que los otros clubes recapaciten sobre esta decisión”.

No obstante, los presidentes de los otros equipos que conforman la LMB, al conocer el comunicado insistieron: “sí se salieron a la Liga, no sólo abandonaron la asamblea; los tenemos grabados”.

Y es que, mientras los equipos continuaron en la asamblea, el grupo disidente se concentró en el restaurante La Mansión del aeropuerto.

Tras concluir su reunión y luego de que los medios de comunicación ya habían informado sobre los hechos ocurridos, a las 16:45 horas el equipo Diablos Rojos fue el primero en despachar el comunicado en el cual añadieron a los Delfines de Ciudad del Carmen como el quinto equipo inconforme.

A la asamblea de la LMB de este martes se presentaron los dueños de los Tigres de Quintana Roo, Carlos Peralta Quintero, y de Diablos Rojos del México, Alfredo Harp Helú.

Peralta planteó que se discutiera el tema del número de peloteros mexicoamericanos que los clubes pueden contratar pues a partir de este año los presidentes votaron a favor de que no existan restricciones puesto que tratar de forma diferente a los mexicanos nacidos fuera de territorio nacional es discriminatorio.

Como el tema no estaba en la agenda, no se reunieron los votos suficientes (80% de los asistentes) para discutirlo. Esto motivó la molestia de Peralta y que de pronto anunciara que entonces se iría de la Liga. Después lo secundaron Alfredo Harp y José Maiz, dueño de Sultanes. Con ellos, se salió también el presidente de Delfines del Carmen.

Sin embargo, el presidente ejecutivo de Delfines, Julio César Méndez Galera, se quedó en la asamblea de presidentes quienes alegan que en total estuvieron reunidos 11 presidentes de los 16 clubes pues los directivos de Piratas de Campeche no pudieron viajar a la Ciudad de México.

Informaron que Delfines mantiene un adeudo de dos millones de pesos con la LMB y que si no pagan no podrán jugar la temporada 2017.

En virtud de la fractura, que los presidentes no quieren definir como “pleito” ni “rompimiento” se diseñarán distintos tipos de calendarios para la próxima temporada: para 16 equipos, 12, 10 y 8. El rol de juegos se presentará en la asamblea que tendrá lugar en noviembre.

Según los 11 presidentes, desean la unidad con el resto de los equipos, pero no están dispuestos a discutir otra vez el tema de los mexicoamericanos. Reconocieron que enviarán la convocatoria para dicha reunión a los equipos disidentes y si se presentan, la condición para que se queden en la LMB es que acepten sin ningún cambio esta decisión que ya está tomada.

Los equipos que votaron en contra de discutir el tema son: Veracruz, Puebla, Tijuana Yucatán y Laguna.

Deja un comentario