Con un recorte de 239 mil 700 millones de pesos, el titular deHacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, entregó a la Cámara de Diputados el paquete económico para 2017, que se presenta en un contexto económicoglobal difícil en el que se reconoce que cambiaron las circunstancias.

Al entregar el proyecto económico del próximo año, aceptó que el ajuste es necesario para mandar una señal decertidumbre de que México tiene compromiso con la estabilidad macroeconómica y las familias.

Enfatizó que es un paquete no inercial que va a necesitar un proceso de revisión diferente, por lo que para asegurar su éxito hizo una petición a los legisladores: “Requerimos que el Congreso de la Unión modifique por necesidad la forma de análisis, discusión y aprobación”.

Detalló que en condiciones de vulnerabilidad de ingresos, el mayor sacrificio se va a hacer enPetróleos Mexicanos, con más de 100 mil millones de pesos seguido del gobierno federal, en los rubros de educación, comunicaciones y transportes, y salud.

Mantienen los grandes proyectos del nuevo aeropuerto y los trenes a Toluca y Guadalajara, y carreteros, así como el establecimiento de las primeras zonas económicas especiales en estados de mayor marginación y la inversión en infraestructura vía el modelo de asociaciones público-privadas.

Dijo que también se privilegiaron los programas sociales del ajuste.

Meade señaló que el proyecto de presupuesto contempla un ajuste importante en el gasto, el cual requirió un esfuerzo analítico complejo para asignar los recursos públicos. El monto es similar al remanente de operación que entregó el Banco de México este año a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Después de analizar el proyecto de presupuesto, estoy convencido de que el ajuste propuesto es, no solamente necesario para preservar la estabilidad, sino que el ajuste se realizó para atender las prioridades y las preocupaciones de la sociedad”, aseguró.

El nuevo titular de la SHCP enfatizó que el apretón al cinturón representa un aumento de 70 mil millones de pesos, sobre el que se hará para este año, de 169 mil millones de pesos.

No habrá despidos. Acompañado de los subsecretarios de Ingresos, Miguel Messmacher, y de Egresos, Fernando Galindo, así como del titular de la Unidad de Planeación Económica, Luis Madrazo, y el procurador Fiscal de la Federación, Max Dienner, enfatizó que no se contempla eliminar más plazas en el gobierno.

“Ya no habrá más reducción de plazas a las contempladas este año por 13 mil, mantendremos laestructura y no nuevas contrataciones”, dijo.

Si bien el recorte fue menor a los 300 mil millones de pesos que consideraba el sector privado para enmendar el camino, es el más importante en la historia de ajustes al gasto y en lo que va de la presente administración.

Durante la gestión del ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, se llevaron a cabo cinco recortes al Presupuesto de Egresos, debido a la difícil coyuntura internacional y debilidades en algunas zonas del interior. El primero fue el 30 de enero de 2015, por 124 mil 300 millones de pesos.

Después se metió tijera por 97 mil millones en el paquete económico de 2016; el tercero fue a principios de este año, por 132 mil millones, mientras que en los Pre-Criterios Generales de Política Económica se contempló de manera preliminar otro por 175 mil 100 millones para 2017.

El quinto y último se dio un día después de que el pueblo británico decidió salir de la Unión Europea. Por ese factor, Hacienda dio un apretón extra por 31 mil 715 millones de pesos.

Los cinco recortes al gasto sumaron 559 mil 115 millones de pesos.

Sin inercia. José Antonio Meade comentó que se trata de un presupuesto que, a diferencia de años anteriores, no es inercial. Según el funcionario, la forma en cómo se construyó implicó una manera diferente de trabajar. Este es un paquete que consolida y profundiza el esfuerzo que se hiciera el año pasado en el Presupuesto Base Cero.

El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que la propuesta de paquete económico 2017 tiene las premisas de cuidar la estabilidad macroeconómica, actuar con responsabilidad fiscal, que no haya incremento a impuestos y elevar la calidad en el gasto.