Provocadora estrategia gubernamental para intimidar las protestas contra el gasolinazo, advierte centro de derechos humanos

Ciudad de México | Desinformémonos. Existen serios indicios de que los saqueos a tiendas departamentales en Naucalpan y Villa Nicolás Romero, son parte de “una provocadora estrategia gubernamental para intimidar las protestas y la inconformidad popular contra los gasolinazos, con el fin de justificar un uso de la fuerza desmedido y la aplicación de facto de Ley Eruviel”, denunció el Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero.

En el Estado de México, refiere el organismo civil, “se vivió una situación de auténtico caos e ingobernabilidad”. En Naucalpan, en la zona de Chamapa, la noche de este martes se reportó en redes sociales la presencia de un supuesto grupo armado que aprovechó las manifestaciones en Naucalpan para asaltar a automovilistas, peatones y comerciantes. La policía llamó a las tiendas de autoservicio a que cierren y bajaban a pasajeros del transporte colectivo diciéndoles que se fueran a sus casas, reporta el Zeferino.

El objetivo de los montajes, denunciaron, “es deslegitimar el movimiento de vecinos de Naucalpan y Nicolás Romero que lucha contra los gasolinazos”, estrategia que, insisten, “ha manejado el gobierno priísta en otras ocasiones y ha repetido el mismo patrón; un ejemplo de ello es lo ocurrido en la zona oriente del Valle de México en el 2012 con el famoso “ahí vienen”, en medio del conflicto electoral de entonces”.

El Centro de Derechos Humanos puntualiza que estos hechos son responsabilidad de los gobiernos estatal y federal pues, por un lado, está “la irresponsable y agresiva acción de aumentar el precio de la gasolina, lo que ha generado un descontento popular”, y por otro lado, “el gobierno mexiquense, lejos de buscar las vías del diálogo y la solución concertada con los manifestantes, los ha agredido e incluso ha echado a andar grupos de provocadores, de infiltrados, los cuales están cometiendo desmanes para infringir temor y pánico en la población que está protestando”.

Sobre la declaración presidencial de Enrique Peña Nieto, en cuanto a que “comparte la molestia” y que “apela a la comprensión de la sociedad”, el organismo no gubernamental señala: “el alza a la gasolina no es producto de la Reforma Energética; una mentira más que cree que disminuirá el descontento contra su administración”.

En este contexto, el Centro se declaró “en alerta máxima” y se comprometió a monitorear y observar los espacios de protesta que se están realizando, responsabilizando “de cualquier acto de represión y violación a los derechos humanos contra las personas que se están manifestando” a Enrique Peña Nieto y al gobernador mexiquense Eruviel Ávila Villegas.

Deja un comentario