PRESUME JR. TRÁFICO DE INFLUENCIA

Y con la novedad que ya empiezan a retomar periodistas estatales el tráfico de influencias que el JR. utilizó para poder establecer su antro y eso que aun falta que investiguen de donde salió el financiamiento de ese antro, que por supuesto que con un auditoria que le hagan al ayuntamiento sabrán que ese antro fue construido con recursos del ayuntamiento de nuestro querido Ixtapa. Importante recordar que el JR. y el presidente municipal de Tuxtla Fernando castellanos, fueron compañeros universitarios en la UVM, desde ahí se conocen, gracias a las borracheras que se metían en tiempos de estudiantes, es por eso que el jr. presume que tiene influencias para poder poner su cantina donde más le plazca.

Escribe el periodista Victor Carrillo Caloca
HAY UN ANTRITO en Tuxtla que, por su estridente (e inoportuna) operación comercial, parece tener una influyente bendición a pesar de estar causando recordatorios maternales variopintos: Mi Santa.
LOS VECINOS que padecen los altos decibeles del lugar, con desmanes etílicos incluidos, se preguntan por qué carambas el alcalde Fernando Castellanos otorgó la licencia.
Y ES QUE, en ese lugarcito cuyo dueño es un junior de estirpe caciquil, y quien se presume muuuy influyente, confluyen lo mismo un bar que otros servicios sospechosistas.
EL NEGOCITO contrasta con otros comercios enclavados en esa zona dorada: el hotel de más estrellas de la capirucha y un restaurante de comida italiana con altísimo prestigio internacional en franquicias.
NADA MAL estaría que hasta la propia Secretaría de Salud que lleva el movidito Paco Ortega le echara la lupa a ese negocio para verificar si todo está en orden con esa licencia sanitaria.
Y OJALÁ que Verificaciones y Clausuras del ayuntamiento tuxtleco aclare o desmienta si el presunto dueño, Roberto Jordán Aguilar Pavón, El Junior, tiene algún tipo de bendición para operar su santo lugar.
YA VEREMOS, dijo el choroco.

Deja un comentario