Nuño es un policía que obtiene dinero y placer reprimiendo; rector de la UNAM, un burócrata gris: subcomandante Galeano

(18 de marzo, 2016).- “No puede ocultar su pasión por la profesión de policía” y, “alentado por sus compinches, cree que puede lograr la candidatura de su partido, el PRI, para la presidencia de la República, si funge más como golpeador a sueldo, que como promotor de la educación mexicana”, sentenció el subcomandante insurgente Galeano(antes Marcos), con respecto al titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer.

A esto agregó que el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, quien busca que sea recuperado el auditorio Che Guevara, ocupado desde septiembre de 2000, “toda su vida se ha esforzado por ser un buen policía”.

Por medio de un comunicado, expresó que “aficionado a proferir amenazas, regentear su propio cuerpo represivo y obrar como cualquier patrón en los inicios del capitalismo salvaje, el señor Nuño encuentra un placer especial en convertir al magisterio en destino, no de mejores escuelas, preparación y salarios, sino de arbitrariedades, golpes y despidos”.

En la sección Del cuaderno de apuntes del gato-perro, titulada La hora del policía (primera parte), afirmó que “a pesar de sus trajes y corbatas, su imagen maquillada y construida a fuerza del photoshop mediático, el señor Nuño no puede ocultar lo que siempre ha sido: un triste y gris policía que obtiene dinero y placer reprimiendo y humillando”.

También mencionó que Graue Wiechers, quien “sólo quiere ser un buen policía”, se ha declarado “indignado” porque no fueron suficientes las drogas que la policía “plantó” o “sembró” a uno de los activistas del auditorio Che Guevara (al que, inútilmente, las autoridades universitarias pretenden llamar Justo Sierra”).

Continuó diciendo “pero no se indignó –dijo– porque el bajo presupuesto federal destinado a la educación superior sea insuficiente para dar cabida a cientos de miles de jóvenes; tampoco se indignó por las condiciones mercantilistas a las que está sujeto el personal académico y administrativo; ni se indignó porque la UNAM se ha convertido en un nido de malvivientes, es decir, de funcionarios burocráticos que ni siquiera saben escribir bien el nombre de su capataz (o sea del rector).”

Y agregó, tampoco se indignó “por la inseguridad que sufren administrativos, académicos y estudiantes en los campus de la UNAM (asaltos, violaciones, asesinatos); no se indignó porque un proceso antidemocrático y gansteril haya colocado en el máximo puesto de la máxima casa de estudios a un burócrata gris”.

RETOMADO DE: REVOLUCION3.0

Deja un comentario