Nuevo León: presionan profesores con marcha

POR LUCIANO CAMPOS GARZA

MONTERREY, NL (apro).- El gobernador Jaime Rodríguez Calderón les advirtió a los profesores que no marcharan por la calle. Respetaría su derecho a manifestarse y a protestar, pero sin afectar a terceros.

El 22 de junio, en desafío al Bronco, unos 5 mil profesores de la entidad, espontáneamente ocuparon las avenidas Constitución y Morones Prieto, las principales del área citadina, para manifestarse en solidaridad con los compañeros que, a nivel nacional, al igual que ellos, buscan ajustar la reforma educativa a una realidad que no los afecte.

El recorrido de los profesores del SNTE por la calle no tuvo consecuencias. Además de la molestia de los conductores, que tuvieron que esperar a que el contingente se dispersara, no hubo ni violencia, ni detenidos.

Pese a todo, el secretario general de Gobierno, Manuel González Flores, representante en las negociaciones del broncogobierno, ha llevado, con sorprendente armonía, el diálogo con los maestros.

La principal demanda en la entidad es para que los beneficios pecuniarios obtenidos por la carrera magisterial se mantengan anexados al sueldo, y que la convocatoria para las readscripciones no lleven como requisito la evaluación.

En entrevista, González da a conocer que ya fue elaborado un adendo para que cambien los criterios de reasignación de plazas, que era la que considera la principal demanda de los maestros aquí, por lo que se detuvo cualquier intento de escalar el conflicto.

Un gremio pacífico

En Nuevo León, el gremio magisterial es pacífico.

Hay en la entidad un millón de alumnos de nivel básico. Les imparten clase 25 mil profesores federales y otros 25 mil estatales.

Dentro del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) los federales están adscritos a la Sección 21, dirigidos por Guadalupe Adolfo Salinas Garza y los estatales, a la 50, con Guadalupe Castillo García. Este último ha sido involucrado en una denuncia por desvío de 35 millones de pesos al interior del seccional.

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) reconoce su debilidad numérica. Armando cota es su dirigente en la localidad. Apenas unos dos mil profesores, que se pronuncian disidentes del magisterio, hacen sus actividades. Informalmente, son respaldados por algunas fracciones nuevoleonesas de los partidos Morena, PT y PRD.

Las manifestaciones en el sur del país, que han derivado en confrontaciones, violencia y muerte, no han permeado a Nuevo León.

De cualquier manera, los profesores han externado su inconformidad acá en el norte por la reforma educativa. Los más activos son los de la 50, pues son los que más afectados se sienten en la aplicación de los cambios en la ley.

Por ser trabajadores estatales, su patrón es el Gobierno del Estado, El Bronco en persona, quien, en su cruzada permanente por combatir dispendios y fomentar la austeridad, golpea directamente en el bolsillo de los profesores, al recortarles beneficios históricos, de acuerdo a la percepción de un maestro cercano a las negociaciones.

Explica la fuente que la carrera magisterial es un sistema creado hace décadas para que los maestros obtuvieran una mejor posición dentro del sistema, mediante la obtención de méritos, con lo que ascendían en categoría, y por los que conquistaban un mejor sueldo.

Al obtener mejores percepciones, obtenían más beneficios como el aguinaldo, fondo de jubilaciones y pensiones, y en las primas ganadas. Sin embargo, la reforma desprendió la carrera magisterial del sueldo y aunque se siguen obteniendo beneficios a través de ella, se cuentan de manera separada, lo que afecta en los beneficios a futuro, dice.

“En nuestro estado esto se hizo por falta de recursos económicos. Se andan buscando ahorros. Esto se hace en el estado porque en cada entidad de la República se hace de manera diferente”, explica la fuente.

El viernes 17, una comisión de profesores se reunió con autoridades estatales para discutir la reforma educativa. Al terminar, unos mil maestros inconformes tomaron la avenida Constitución por algunos minutos, lo que trastocó el tráfico en el centro de la Ciudad.

El gobernador de Nuevo Neón respondió airado: “Nadie en este Estado puede bloquear ninguna calle. Para protestar ahí está la Macroplaza, las plazas. Pueden hacerlo, respetamos el derecho a la protesta siempre y cuando no afecten a terceros. La instrucción que hemos dado a las fuerzas de seguridad es que no permitan que nadie bloquee, no sólo los profesores, nadie”.

Pero días después El bronco fue tolerante y, como anticiparon algunos integrantes de la primera marcha, se tuvo que tragar sus palabras.

El miércoles 22 los profesores fueron convocados a una concentración a las 18:30 en la Macroplaza. El propósito era deliberar sobre el paso que seguía, en protesta por la reforma educativa y en solidaridad por el episodio violento de Oaxaca.

Sin embargo, ya reunidos, los profesores decidieron marchar. No estaba planeado. La espontaneidad sorprendió a los líderes. Con mantas grandes que decían: “Solución o paramos Nuevo León” y “Rechazo total a la reforma educativa”, unos 5 mil profesores salieron por la calle Zaragoza y eludieron un cerco de 200 uniformados sin armas, que con evidente laxitud hicieron el amago de contenerlos con escudos, aunque los dejaron pasar.

Ahora ya se sabe que nunca tuvieron orden de detenerlos, sólo de custodiarlos. Los profesores se encaminaron al par vial de Morones Prieto y Constitución.

Durante una hora caminaron por las avenidas y regresaron al ágora frente al Palacio de Gobierno. Luego se disolvió la manifestación.

La fuente señala que se ve lejano un paro de labores en Nuevo León. No se había registrado una manifestación, como esta, en 23 años. Los profesores están en calma. Sin embargo, sí pueden convocar a más marchas, pues saben que la única forma de pedir a los legisladores que enmienden la ley de educación, es mediante la presión.

Ajustan readscripciones

Manuel González Flores señala que el martes, horas antes de la marcha, consiguió, junto con los profesores de la entidad, que fuera anexada una cláusula, en forma de adendo a convocatoria mediante la que se solicita la reasignación de espacios geográficos de los mentores, procedimiento conocido como la reascripción.

Sin embargo, dice, los emisarios que estaban en la Ciudad de México no tuvieron tiempo para difundir en Nuevo León las buenas nuevas entre los profesores quienes, sin conocerlas aún, salieron a marchar.

Ahora las autoridades estatales quieren que los profesores conozcan los alcances de las nuevas condiciones en que ocurrirán las readscripciones, un tema que se encuentra en el centro del debate en territorio nuevoleonés.

Explica que cada año, entre los meses de abril y julio, en todo México, las autoridades educativas preparan el próximo ciclo escolar, que en este 2016 inicia el 22 de agosto. Como parte de esta acciones, es efectuado un trámite en forma de convocatoria para cambio de adscripción de los maestros.

En el caso del estado, de manera permanente miles de profesores quieren cambiar de lugar. Se mueven entre los municipios porque conviene a sus intereses. Unos buscan estar más cerca de su casa en la zona metropolitana de Monterrey y otros, que trabajan en esta zona, quieren ir a impartir clases al sur del estado donde está su familia, explica González. Los profesores que se mueven dejan huecos que esperan llenar los que los solicitan. También dejan espacios los que se jubilan.

Esta tendencia es normal y ocurre en todo el país. En Nuevo León cada año hay de entre 5 mil y 7 mil movimientos. Estos cambios son genuinamente trascendentales dentro de la vida laboral de los profesores. No ganan más, ni obtienen beneficios mayores. La SE no tiene que ampliar su presupuesto en ello. Simplemente, los profes se mueven al lugar que más les conviene.

Con anterioridad, se privilegiaba la antigüedad y la preparación de los profesores. Los que tenían más años en el aula o los que tenían más estudios, eran los primeros que elegían destino, si querían cambiar.

De esta forma, los profesores buscaban obtener maestrías y doctorados, con lo que obtenían mejor salario, un ascenso en el escalafón y mejor ubicación geográfica de acuerdo a sus intereses.

Sin embargo, en la convocatoria más reciente de acuerdo a la reforma educativa, la Secretaría de Educación nuevoleonesa publicó nuevas reglas. En el procedimiento de movilidad, serían tomados en cuenta, primero, los maestros que fueron evaluados en noviembre pasado, 4 mil 400 aproximadamente, entre federales y estatales, equivalente al 7% de la totalidad.

De este grupo, había una subdivisión de tres categorías, tomada en base a resultados: 423 resultaron destacados; mil 600 buenos y 2 mil 400 con resultado de suficiente.

Se esperan que en el transcurso del año sean evaluados otros 10 mil.
Los profesores protestaron. Antes se podían cambiar el 100%. Ahora nada más podía hacerlo un selecto grupo de los evaluados. Los exámenes habían sido aplicados a una porción de la nómina, únicamente porque las autoridades educativas no pueden evaluarlos a todos.

El gobierno de Rodríguez Calderón se solidarizó con ellos. Entendió que los profesores no tenían la culpa de la demora en el procedimiento, dice el secretario general de Gobierno.

González explica: “Había un 93% de los maestros pendientes de evaluar. Lo que hicimos aquí entonces, dentro de la negociación, fue hablar a la Ciudad de México, con las autoridades de la Secretaría de Educación Pública, y decirles que nos parecía injusta esta disposición. Los maestros no deben ser afectados por no haber sido evaluados. Si estuvieran todos evaluados, entonces sí aplicaría la regla”.

Lo que propuso el Gobierno de Nuevo León fue que los que no habían aplicado el examen fueran tratados, todavía, con las reglas anteriores, aunque también se beneficiarían los 423 destacados que ya habían pasado por la evaluación, de los cuáles únicamente 77 querían cambiar.
Obtuvieron un equilibrio por la flexibilidad de la reforma, señala el funcionario.

Por ahora, en lugar de continuar con la categorización nueva, en base a los resultados de la prueba, la SE se apegará al esquema tradicional, en el que los maestros con antigüedad suficiente se inscriben en la convocatoria para aplicar en el cambio de plaza.

Desde el martes 22, cuando se tomó esta determinación, se registraron 3 mil 27 trabajadores de la educación. El jueves siguiente, cuando fue publicado el adendo a la convocatoria, que confirmaba el establecimiento del sistema antiguo, el número ascendería a los 5 mil habituales.

La negociación del gobierno de Nuevo León y los profesores, fue concertada directamente con Ramiro Álvarez Retana, coordinador nacional de servicios docentes de la SEP.

En lo inmediato, esta parte del conflicto fue conjurado.
Sin embargo, en la parte de la separación de la carrera magisterial del sueldo, el plan continuará de acuerdo a las nuevas reglas, pues así lo dispone la ley, que ya fue aprobada, acepta González Flores.

“Hasta ahora lo de la carrera magisterial sigue siendo igual con la reforma. Pero como no los han evaluado a todos, unos van a seguir con los anteriores métodos, que incluyen la carrera magisterial, y los evaluados por el nuevo sistema. Y todo tiene qué ver con aumentos salariales. Antes era por puntos y ahora por evaluaciones. Se hizo un equilibrio entre las dos.

“Por supuesto que esto también va a cambiar con la reforma. Ya se está llevando a cabo. Pero mientras no evalúen a todos no se va a aplicar a todos. Si no les gusta esto, no es asunto mío. No estoy aquí con los líderes, y no tengo su opinión para saber si les gusta o no. Es un problema que se originó con la reforma federal. Lo que nosotros queremos es que ellos no tengan problemas”, dice.

Afirma que en las negociaciones para obtener beneficios, el gobierno de Nuevo León más que un patrón es un aliado de los mentores, pues busca, por igual, que todos ellos encuentren condiciones favorables para trabajar.

Dice que la administración de Rodríguez Calderón es respetuosa de las manifestaciones no sólo de los profesores, sino de todos los gremios, y el estado se encargará de protegerlos para que sean efectuadas con orden y seguridad.

Fuera de las negociaciones está la secretaria de Educación, Esthela María Gutiérrez Gaza. Una fuente consultada dijo que no quería participar en estos acuerdos debido a que temía ser objeto de responsabilidad jurídica, si había un pacto indebidamente firmado. Además, no es popular entre el gremio, señaló.

Maestros cesados

La disidencia en el movimiento magisterial nuevoleonés está concentrada en un reducido grupo de la Coordinadora, que tiene unas 2 semanas de plantón permanente frente al palacio de Gobierno para demandar la cancelación de la que llaman “reforma laboral disfrazada de educativa”.

Faustino Celestino Martínez, maestro de secundaria y de la Normal Superior, representa a Nuevo León ante la Comisión Nacional Jurídica y de derechos Humanos de la CNTE. Sostiene que la nueva ley no fue consensada con los mentores, ni con los padres de familia y que les afecta los derechos ya adquiridos.

“La evaluación no nos permite el derecho de revisión y es punitiva. Los que presentaron en noviembre y diciembre, reciben un nombramiento que dice: Plazo inicial. Esto quiere decir que todos los derechos que teníamos quedan cancelados. En eso se basa el repudio a esta ley”, señala.

Considera fallido el examen que aplicó el Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE), pues en la convocatoria debe ser dada a conocer tres meses antes al sustentante, con el criterio de evaluación de los porcentajes que obtiene de calificación por contenido. También debe proporcionar capacitación previa.

Pero ninguno de estos requisitos fue cumplido en la entidad.

Sostiene que el 4 marzo la SEP le envió a la SE un oficio con los nombres de los profesores que serán cesados porque no se sometieron a la evaluación. Celestino protesta, pues considera injusto que los profesores sean corridos si el procedimiento del examen fue irregular y los afectados ni siquiera fueron avisados.

Dice que las cifras de profes en peligro de despedido varían. Aurelio Nuño dijo en febrero que en Nuevo León había 250; Gutiérrez Garza dijo, luego, que 51; hace tres semanas se manejó la cifra de 31.

La CNTE NL asesora a nueve profesores afectados. Dice que algunos de ellos ya tienen un resolutivo firmado por la titular de la SE, donde se aclara que no serán objeto de sanción pues no se les encontró en falta. Con esta determinación la Coordinadora consiguió validar su rechazo a la evaluación, asegura.

En cambio, dice, los demás profesores del SNTE sí serán despedidos porque los líderes aceptaron que pasó la oportunidad de tomar la evaluación.

El dirigente local reconoce que el gobierno de Nuevo León ha acertado en la instalación de mesas de diálogo pues a ellos, en lo particular, los han escuchado y han atendido sus demandas, que están en vía de solución.

Dice que la CNTE en la entidad tiene números variables. A veces hacen manifestaciones y acuden 500, otras 2 mil, aunque en Facebook tienen registrados 12 mil.

Para este miércoles 29, los profesores de Nuevo León tienen programada una marcha por el centro de la ciudad. Durante esta concentración se decidirá si paran el próximo viernes.

Deja un comentario