No todos tienen Radiombligo: Zoé Robledo

Al participar en el Foro de Contenidos de Radio y Televisión para Niñas y Niños convocado por el Ifetel, el Senador de Chiapas propuso un plan de rescate de los programas radiofónicos públicos de calidad

Redacción

Al participar en el Foro de Contenidos de Radio y Televisión para Niñas y Niños, convocado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), el senador de Chiapas, Zoé Robledo Aburto, destacó la importancia de estimular la producción de contenidos audiovisuales de calidad dirigidos al público infantil.
Por lo anterior, lamentó que Radiombligo, programa de radio de corte cultural y artístico con contenidos de entretenimiento dirigidos para la niñez, se vea obligado a salir del aire, después de 14 años de transmisiones en vivo, como consecuencia de la falta de presupuesto, claridad y definición de las políticas culturales en los medios públicos del Estado.
“Hasta donde sabemos todos los niños del mundo tienen un ombligo. Pero no todos tienen Radiombligo”, expresó el parlamentario chiapaneco quien agregó que este programa, que ha sido reconocido internacionalmente, educa, hace imaginar a su público, los obliga a pensar sobre temas de la realidad que los rodea y de los que deben enterarse pero también comprender y -en la medida de lo posible- opinar sobre ellos.
Radiombligo se acaba y esto es debido a que el Estado no ha reconocido la importante labor de cohesión que un programa como este genera en la sociedad, dijo, al tiempo de señalar que para remediar este caso y para garantizar que existan condiciones mínimas para el desarrollo de más y mejores proyectos como el mencionado, existen varias cosas que se pueden hacer empezando por incentivar la producción así como la exhibición, y acompañar y apoyar a todos los actores involucrados.
Finalmente, Zoé Robledo sostuvo que con los múltiples ejemplos que existen en la materia en el plano internacional y otros más que se encuentran en otros rubros e industrias nacionales, la producción audiovisual enfocada a niños y niñas en México puede y debe ser mejor.

Deja un comentario