Narcoviolencia obliga a suspender clases en 16 escuelas en Sinaloa

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de los incidentes de violencia registrados en la sierra de Badiraguato, la Secretaría de Educación Pública y Cultura estatal decidió suspender las clases en 16 escuelas de 12 comunidades de esa región sinaloense.

Por ello el subsecretario de la dependencia, Pedro Torres, autorizó a los maestros para que no se presentaran en esos planteles de la serranía.

El funcionario admitió que “tenemos 12 comunidades de la sierra de Badiraguato donde se suspendieron clases para evitar enrarecer más el ambiente, en el sentido de que haya una incertidumbre; hay comunidades que sí están siendo afectadas, pero para no estar en esa incertidumbre lo más sano es que los profesores y alumnos se resguarden”.

Luego reconoció que existen comunidades “en las que hay hasta dos planteles, que hay primaria, secundaria, preescolar, hasta ahorita tenemos 15 escuelas en las que se suspendió clases jueves y viernes, y hoy ya se empezó a dar clases de algunas. El 100 por ciento se restablecerá martes o miércoles”.

 

Además precisó que entre las comunidades con suspensión de clases destacan La Tuna, Revolcaderos, Tameapa, Huixiopa, San José del Barranco, Santa Gertrudis.

Proceso reproduce, en su edición 2068 actualmente en circulación, el reportaje “La insólita toma de La Tuna”, del periodista Miguel Ángel Vega, del semanario Ríodoce, donde se destaca que el sábado 11 un comando de al menos 150 hombres, encapuchados y fuertemente armados irrumpió en el poblado La Tuna en busca del hermano mayor de Joaquín El Chapo Guzmán: Aureliano Guzmán Loera, El Guano.

El reportaje destaca que las cuentas pendientes con los Guzmán se remontan a 2008, “cuando Alfredo Beltrán Leyva, El Mochomo, fue arrestado”, pero aquéllas recrudecieron “con la muerte de Ernesto Guzmán Hidalgo, medio hermano de El Chapo, en abril de 2015, muerte supuestamente aprobada por El Guano, lo que generó que viejos rencores explotaran ese sábado”.

Como respuesta a la toma del pueblo, “los Guzmán Loera enviaron al menos a 200 hombres, traídos de distintas partes del país, para que enfrentaran a los invasores y recuperaran La Tuna, el pueblo que durante décadas blindó y controló el antiguo jefe del Cártel de Sinaloa, hoy en día prisionero en el Cefereso número 9, en Ciudad Juárez”.

Proceso resalta que los enfrentamientos entre los ejércitos del Cártel de Sinaloa y de los hermanos Beltrán Leyva se han registrado “en muchas partes del país y con resultados sangrientos. Pero nunca lo habían hecho en la tierra que los vio nacer a todos. En sus propios pueblos, que parecían santuarios”.

Deja un comentario