Caciques mediáticos de este país han arruinado periódicos mientras acumulaban grandes fortunas personales, esquilmando las redacciones de puestos de trabajo a la vez que se vendían al poder para preservar el suyo.

Periodistas de reconocido prestigio y responsables de medios no tienen problema en irse de excursión en viajes pagados por empresas de las que informan o deberían informar.

Reporteros de investigación se alimentan informativamente de filtraciones interesadas, cuando no burdamente manipuladas, recibidas a cambio de un trato favorable a políticos y padrinos policiales.

Políticos y grandes empresarios conspiran para despedir a periodistas incómodos o colocan a los afines en medios públicos y privados. Basta una llamada y devolver el favor.

Medios digitales viven abiertamente del chantaje, ofreciendo coberturas amables a cambio de publicidad y castigando con propaganda negativa a quienes no pagan.

Otros, más tradicionales, adaptan su información a la conveniencia de partidos políticos afines, cobrando su recompensa en publicidad institucional, licencias radio o TV y demás prebendas…

La lista es mucho más larga y de sobra conocida por quienes trabajan en los medios, pero no se sorprendan si no forma parte del debate: la profesión que tiene como esencia contar las cosas se ha convertido desde hace tiempo en guardián de sus propios secretos inconfesables. Por eso ha resultado tan hipócrita ver estos días al periodismo patrio tratando de redimir sus pecados con el linchamiento público de un compañero que nunca se ha manchado en sus cloacas, pero que cometió lo que él mismo ha descrito como “un error impropio de alguien que lleva ejerciendo la profesión 25 años”. 

La ocasión pintaba bien para la autocrítica dentro del oficio —decenas de medios publicaron informaciones sobre el caso Nadia desde 2008—, pero se ha quedado en otra exhibición de sus contradicciones: medios con grandes vergüenzas que ocultar regocijándose en la equivocación del competidor, periodistas que nunca han salido de la rueda de prensa del ministerio dando lecciones de reporterismo, diarios digitales que jamás han llamado para contrastar una información recordando la importancia del rigor, los mismos que silencian las vergüenzas de la profesión lamentando su decadencia…

No hubo en las informaciones sobre Nadia ninguna intención de engañar y, sin restar importancia a los fallos o sus concecuencias, el matiz es importante en un país donde se manipula a diario con total impunidad. Las equivocaciones pueden servir para revisar los flujos de trabajo, reforzar los controles internos y rescatar el papel de los editores, tan ausentes estos días team task management software. Durante mis años de corresponsal siempre admiré que las crónicas que enviaban mis colegas estadounidenses —ganadores del Pulitzer incluidos— les fueran devueltas con correcciones, exigencias de más datos, preguntas que lo ponían todo en duda o solicitudes de contactos de personas entrevistadas, a las que se llamaba para contrastar que una cita era correcta. Nada parecido se ha hecho nunca en España. La crisis y los despidos, con redacciones desbordadas y donde cada vez se hacen más cosas con menos medios, sólo han agravado un problema que viene de lejos.

Las pifias cometidas cuando se cree estar contando la verdad —en mis inicios perpetré una de las más ridículas de la historia del periodismo—, palidecen frente al plagio, el sectarismo, el mamoneo y la propaganda que todos los días pasa por información. Más grave es que el periodismo español haya dejado de respetarse a sí mismo y, en consecuencia, el poder tampoco lo haga ya. Su drama es que ha perdido la legitimidad para pedir regeneración a nadie, porque en pocos sectores anida mayor resistencia al cambio; para exigir el fin de privilegios, cuando ha creado tantos en sus estructuras (si faltan editores, ¿no será porque sobran despachos?); para denunciar con un mínimo de coherencia el clientelismo, rampante en los medios; o para criticar los abusos del poder, cuando una parte importante de la profesión se arrastra por las moquetas de sus despachos.

Pero no, se nos pretende convencer de que el verdadero problema, la prueba definitiva de que hemos tocado fondo, es que un reportero cuyo trabajo ha sido alabado y constantemente premiado a lo largo de su carrera ha cometido un error por el que ha pedido perdón. Quizá porque conozco a Pedro Simón desde sus comienzos, y tuve el privilegio de ser su director el breve tiempo que dirigí El Mundo, sé que no importa el tiempo que pase o quién termine aceptando sus disculpas, él nunca se perdonará a sí mismo ese reportaje fallido. Y no lo hará porque tiene la dignidad que nunca han conocido los verdaderos responsables del actual estado de putrefacción del periodismo en nuestro país.