Grupo armado irrumpe en Zitlala; “habrá una masacre y los responsables serán el gobierno estatal y federal”

(07 de mayo, 2016. Revolución TRESPUNTOCERO).- A un año que un grupo armado identificado como Policía Comunitaria de los Pueblos Unidos por la Paz y la Justicia con 300 integrantes, irrumpieran en Chilapa, Guerrero y realizaran levantones -y dejó como saldo 60 desaparecidos durante el 9 y hasta el 14 de mayo de 2015- estos mismos elementos regresaron, pero en esta ocasión a la cabecera municipal de Zitlala, donde este 5 de mayo, a decir por la población, durante 18 horas ascendieron a los habitantes, puesto que llegaron en igual número y con el mismo tipo de armamento.

El argumento fue que “exigían la liberación de la esposa de uno de sus compañeros, quien aseguran, fue levantada desde la mañana del martes pasado. El convoy integrado por más de 30 vehículos, argumentó a personal militar y de la Policía Federal (PF), que desde las 10:30 horas del martes había desaparecido la señora Marisol Alejandro Ramírez, esposa de César Cantor Gasparín, integrante de la organización denominada Policía Comunitaria, radicado en la comunidad de Tlaltempananpa.

“Este viernes aproximadamente a las 7 de la noche, compañeras que viven cerca de estas áreas por donde pasaron los delincuentes nos avisaron que ya venían nuevamente en distintas camionetas, por lo que una vez más están aquí plantados en las entradas de Chilapa.

Aunque ellos atribuyen sus irrupciones a otro tipo de motivos por los cuales vienen a esta zona, las intenciones y consignas que mantienen es penetrar en Chilapa para buscar al líder del grupo delictivo de Los Rojos y adueñarse de la plaza de la que aún no tienen todavía el control, ni los Rojos, ni los Ardillos”, comenta a Revolución TRESPUNTOCEROJosé Díaz Navarro, vocero de los familiares de los desaparecidos de Chilapa.

Por su parte, Apolonio Villanueva, comisario de Xiloxuchicán, municipio de Chilapa, explicó a medios locales que, “eran por lo menos 300 hombres que llegaron provenientes de 70 comunidades y estaban bien organizados”. A su vez afirmó que “están ubicados en los municipios de Chilapa, Zitlala y Ahuocotzingo, debidamente credencializados y que amparan su existencia en la Ley 701”.

Díaz Navarro afirma que “en cuanto a los grupos delincuenciales, unos no se acaban de ir y los otros no acaban de llegar por lo que el territorio sigue en disputa y es el meollo del asunto, éstas supuestas policías comunitarias solamente buscan la manera de incursionar en nuestras comunidades, por lo que merodean y tratan de adueñarse de la plaza, su principal objetivo.

Sin embargo se disfrazan de grupos no violentos, diciendo que buscan justicia pero la realidad es distinta. Según las autoridades dicen que los repliegan, pero pareciera que están fraternizando con éstos, dicen que dialogan con ellos, que toman acuerdos pero nunca nos dan a conocer cuáles son éstos. Es una vergüenza ver como los toleran, permiten que vayan de un lado a otro, sin que se les diga nada, incluso estando armados”.

El vocero de familiares de desaparecidos comenta que, no se trata de tolerar a quienesponen en inminente peligro a su comunidad, si no que los elementos de seguridad tienen la obligación de desarmar a dichos “delincuentes”, de lo contrario, “en cualquier momento habrá una masacre y los únicos responsables serán el gobierno estatal y el federal por no hacer valer el Estado de derecho que supuestamente existe”.

También asegura que se mantienen demasiado cerca de Chilapa, a un año del 9 de mayo cuando los ejidatarios padecieron ataques y desaparecieron a sus familiares. “Lo que nosotros estamos visualizando como comunidades, es que en cualquier momento se dará paso a un enfrentamiento, por lo cual sin duda alguna seguirán los homicidios y las desapariciones forzadas en su totalidad. Así como la violencia incontrolable porque estos delincuentes siguen armados y las autoridades siguen siendo omisas”, afirma Navarro.

Para finalizar este viernes, el grupo Policía Comunitaria de los Pueblos Unidos por la Paz y la Justicia, se transportaron en camionetas y camiones de redila, “incluso muchos de esos vehículos son robados, pero las autoridades siguen sin hacer algo y al mismo tiempo proteger nuestra seguridad”, denunció Navarro.

Dicho grupo de supuestos policías comunitarios, están relacionados con el grupo delictivo de los Ardillos, que presuntamente dirigen los hermanos Ortega Jiménez. Los integrantes de los contingentes llevan el rostro cubierto, y desde su irrupción comenzaron a realizar revisiones, como hace un año, pero además de esto se sumaron cateos a distintos domicilios particulares, sin que elementos de seguridad intervinieran.

Según informes oficiales, por lo menos cuatro personas habrían desaparecido en Zitlala tras la irrupción del grupo armado, lo anterior dado a conocer por fuentes del Ayuntamiento de dicha localidad, a medios locales. De manera extraoficial afirmaron que se han recibido denuncias de personas reportadas como desaparecidas, sin embargo el gobierno municipal no ha emitido ninguna postura.

A su vez, la incursión de estos hombres armados provocó que se suspendieran clases en la mayoría de los planteles de educación básica y media superior. Temiendo que nuevamente se repita el ataque del año pasado y con ello las desapariciones. En tanto el propio vocero de los comunitarios, José Apolonio Villanueva, reconoció que, “durante las primeras horas del miércoles, ninguna corporación policiaca ni militar vigiló los filtros de seguridad que instalaron en Zitlala”.

Deja un comentario