Genera corrupción Estado paralelo

Autor:
Claudia Guerrero

La corrupción abre la puerta a un Estado paralelo. Las mafias controlan los presupuestos públicos, los congresos locales y también las instituciones de fiscalización y procuración de justicia, juzgaron especialistas.

México, estiman, enfrenta la peor crisis de corrupción gubernamental de su historia.

“La corrupción se ha convertido en la compuerta por la que se está vaciando el Estado de derecho para nutrir al crimen organizado”, opinó el analista Sergio Aguayo.

“Los presupuestos están en manos de mafias locales que hacen con ese dinero lo que quieren y los negocios que quieren a través de obras y contrataciones con las que manipularon el presupuesto”, dijo Max Kaiser, del Imco.

A días de la detención en Italia del ex Gobernador de Tamaulipas Tomás Yarrington, expertos advierten que los casos se multiplican frente a un Gobierno federal omiso ante lo que ocurre con el ejercicio del gasto.

Advierten ‘captura’ de fiscalizadores

Los escándalos por corrupción registrados en estados como Veracruz, Tamaulipas y Chihuahua son consecuencia de la “captura” de los entes fiscalizadores, que respondieron a los intereses políticos de los gobernantes en turno y actuaban sin autonomía, alertaron expertos.

Max Kaiser advirtió que el País vive la peor crisis de su historia en materia de corrupción, la cual pone en evidencia la discrecionalidad en el manejo del presupuesto, la facilidad para hacer negocios desde el poder y la ausencia de controles.

Indicó que las acusaciones que pesan contra ex Gobernadores y sus fugas muestran el drama de gobiernos locales convertidos en feudos, administrados por personas que usan los recursos públicos para beneficio propio.

“Frente a esto, las autoridades investigadoras y fiscalizadoras se mantuvieron capturadas por los gobiernos locales”, aseveró Kaiser.

“Veracruz, Tamaulipas y Chihuahua no se explican si no es porque las autoridades fiscalizadoras estaban totalmente capturadas por sus jefes políticos y ellos hacían como que investigaban y los Gobernadores hacían como que rendían cuentas”.

El también asesor de Naciones Unidas en temas de combate a la corrupción advirtió que los presupuestos están en manos de mafias locales que hacen con ese dinero lo que quieren y los negocios que les convienen.

Subrayó la responsabilidad del Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto en los casos estatales de corrupción, ya que la mayor parte del presupuesto que se inyecta a sus arcas es canalizado por la Secretaría de Hacienda.

“Desde el principio de este sexenio, el Gobierno federal sabía que esto está pasando en los estados y por lo menos desde la Secretaría de Hacienda se pudo haber hecho mucho.

“El 90 por ciento de lo que gastan los estados son recursos federales y cuando salían los reportes de la Auditoría Superior de la Federación, Hacienda debió haber tomado medidas, como cerrarles el flujo de recursos”, aseveró.

Rodolfo de la Torre, académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), explicó el fenómeno de los ex gobernadores corruptos como resultado de las prácticas priistas del pasado, que hoy son ejercidas desde Los Pinos.

“Con el regreso del PRI a la Presidencia de la República no llegó el ‘nuevo PRI’, sino que regresó un sistema corporativista, el favoritismo de amigos y de privilegios que cuidan las relaciones políticas en lugar de cuidar las instituciones y la aplicación de la ley.

“En algún momento el Presidente anunció una nueva forma de gobernar, pero lo que hemos observado son las mismas prácticas que ha tenido ese partido desde sus inicios”, señaló.

El experto del Centro de Estudios Espinosa Yglesias consideró que el Gobierno federal se ha visto obligado aceptar la creación de un Sistema Nacional Anticorrupción por los escándalos que lo han rodeado desde los estados y desde su entorno.

Deja un comentario