ESTALLÓ UNA BOMBA EN LA SECRETARÍA DE SALUD; 25 MIL EMPLEADOS SIN SU SALARIO

Miguel Angel Carrillo Barrios

En Chiapas,
ESTALLÓ UNA BOMBA EN LA SECRETARÍA DE SALUD; 25 MIL EMPLEADOS SIN SU SALARIO

• La inmoralidad, deshonestidad y desvergüenza permean ante el saqueo y la corrupción.
• Se compran sandías hasta en mil pesos y un kilo de plátano en 150; el saqueo de medicamentos espantoso.
VEA VIDEO, VEA VIDEO CORTESÍA DE MONITOR SUR.

MIGUEL ANGEL CARRILLO BARRIOS/ALP/APM/MÉX. Tuxtla Gutiérrez, Chis. 1 oct.-16. Los desmesurados actos de saqueo y corrupción impune en la Secretaría de Salud en el Estado de Chiapas, a cargo de Francisco Ortega Farrera, conllevaron a que ayer, la bomba estallara en las manos del galeno, al no tener liquidez ni existir un solo peso disponible para cubrir los salarios de casi 25 mil empleados, que ayer, inútilmente rasguñaban los cajeros en busca de unos pesos.
Los trabajadores desde hace cerca de 15 días están en paro: sólo piden que haya abasto de medicamentos y material de curación en su centro de trabajo, piden que se canalicen muchos millones de pesos que les fue descontado vía nómina a las instituciones de pensión y acreedores diversos que ilegalmente los secretarios de salud han tomado en su perjuicios, que se den los ascensos y recategorizaciones así como que cesen los despidos injustificados que realizan directivos y funcionarios de salud con el apoyo de su propio dirigente, José Luis Díaz Salvas, quien se ha convertido en comerciantes de plazas.
La desgracia en esa institución, y para colmo es una de las importantes para la salud de cerca de 5 millones de chiapanecos, ha llegado al colmo. Hoy algunas cuentas bancarias, que todavía tenían un poco de liquidez en esa institución están embargadas; la mayoría ya fueron vaciadas y de forma peligrosa y deshonesta para satisfacer su hurto impune, han tomado cientos de millones de pesos que corresponde a impuestos fiscales, descuentos de jubilación y deudas que con descuento vía nómina le hacen a los trabajadores.
Ésto último, ha llegado a actos de barbarie despreciables debido a que el Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTS) Sección 50, José Luis Díaz Selvas, en contubernio con ex titulares de la Secretaría de Salud y el actual, han dispuesto de todos esos fondos millonarios que tendrán graves repercusiones en la jubilación de trabajadores, pues según los datos que vierten dirigentes de secciones de la Sección, la disposición delictiva de los fondos se está dando desde el 2013.
Los representantes de subsecciones, han declarado a diversos medios de comunicación que su Secretario General Díaz Selvas, aparte de considerarse una persona inmoral y desvergonzado, ahora adopta posiciones de patrón y no de dirigente al ordenar que los que se rebelen contra un montón de injusticias, sean cesados de sus cargos, acciones que acuerdan entre él y el o los titulares de salud.
Desde hace ya casi 15 días, hay miles de trabajadores apoderados del edificio de la Secretaría y sin haber habido un acercamiento y mientras eso ocurre, el supuesto médico Díaz Selvas, ha hecho un negocio redondo y jugoso con la venta de plazas, recategorizaciones, cambios de adscripción y la aceptación de nefastas decisiones como las de admitir que los descuentos que la SSA hace a los trabajadores para pagos de impuestos para jubilación, pensiones, pagos a financieras, descuentos por pensiones alimentarias, deudas diversas, sea tomado por secretarios de salud para cubrir y contribuir al saqueo.
Como si fuera poco, a parte del adeudo millonario de fondos propiedad de los trabajadores, hay muchos de varios millones de pesos que se tienen con proveedores diversos que tampoco se han liquidado; pero hace algunos meses, el titular de Salud, Ortega Farrera, fue contundente al afirmar que quien mantiene en la banca rota y en delicados conflictos al Estado es el subsecretario de egresos, Daniel Sandoval Jaffif, quien prácticamente se ha apoderado de los recursos de la entidad, chilango que hasta al mismo gobernador ignora, por lo que se deduce que a Manuel Velasco, gobernador de Chiapas, está acorralado y con una entidad que se le deshace en las manos en medio de graves conflictos.
En los hospitales, ahora están suspendidas las cirugías, no hay medicamentos y tampoco material de curación; pues una simple gasa o algodón, así como una simple jeringa, la tiene que costear el paciente. Ahora con el conflicto laboral, tampoco hay médicos o paramédicos, solo las guardias; los hospitales de Chiapas sufren una espantoso descrédito y en vez de ser centro de sanación se han convertido en la antesala de panteones y donde se observan las peores calamidades que consiste en que los pacientes están tirados en el piso de los pasillos y algunos han perdido la vida al no ser atendidos.
El dizque dirigente de la Sección 50 del SNTS, Díaz Selvas, ha perdido la mísera confianza que alguna vez tuvo para con los trabajadores. Ahora éstos lo ven como su enemigo, como el traidor, como el esquirol profesional. Lo tildan de persona inmoral, deshonesta y es posible que en cualquier momento, su estrepitosa caída sea una vergonzosa salida, no solo del cargo sino hasta de las filas sindicales donde será la comisión de honor y justicia y la misma historia la que juzgue el papel de este sujeto que en las filas de agremiados de salud, es visto como un bicho despreciable.
Los trabajadores tienen programado iniciar ya un paro general en todos los centros de trabajo de la Secretaría de Salud, pues todo habían soportado pero al no depositárseles ayer su quincena, la bomba estalló y quizá sea el detonante para que ese tipo de funcionarios y dirigentes, sean desterrados, problema que al gobernador le restan la poca credibilidad que hasta el momento le queda.
Los que conocen de aberrantes casos de corrupción, afirman y sostienen que en el departamento de adquisiciones de la Secretaría, existe un descarado saqueo y fraude por ejemplo: pagar una sandía de tamaño medio en mil pesos, significa una verdadera grosería a la lógica y la razón, y también lo es pagar un kilo de plátano a 150 pesos, un kilo de manzanas a 450 pesos y así por lo subsecuente.
Pero hay algo raro, dicen los que verdaderamente trabajan. Nosotros que estamos en las zonas rurales, imploramos y mendigamos el pago de 300 pesos cuando nos envían de comisión a esta capital, mientras que los que van de aquí hacia las zonas rurales, tienen viáticos de 3 mil pesos diarios, lo que realmente enfada y disgusta, indican.
El saqueo de medicamento material de curación, (cuando había) por algunas personas allegadas a directivos y jefes es otra acción perniciosa. Pues había según la fuente, familiares de directivos y hasta médicos que extraían de las farmacias de los hospitales medicamentos de alto costo para su venta en las clínicas de los propios médicos que también son trabajadores de los hospitales.
Pareciera que la cloaca se destapa y la sábana, ahora ya no dio más. Pues en recursos humanos, la venta de plazas y el dispendio fue el nido de la corrupción abierta, pues los vales de combustibles fueron un recurso que enriqueció a pocos, pero mientras un 60% del presupuesto para la compra de vales para gasolina fue a parar a manos de corruptos, los trabajadores también tienen problemas, pues en algunas ocasiones, han puesto de su bolsa para no quedarse tirados. El caos ha legado y ahora, son muchos los vehículos embargados y gran cantidad de la flota vehicular se encuentra averiada; es decir, inservibles.

Deja un comentario