En la Cámara alta tratan muy bien a sus empleados…

Por si no lo sabías, la Cámara de Senadores tiene un plantilla de trabajadores sindicalizados, empleados que están bastante mimados.

Comidas de fin de año, regalos, rifas y bonos son las “prestaciones” de las que goza el sindicato, las cuales por supuesto, pagamos todos los mexicanos.

Según el Informe al Cuarto Trimestre del Ejercicio del Presupuesto de Egresos 2015, a finales de ese año el Senado contaba con 522 empleados sindicalizados, mientras que para septiembre de 2016 la plantilla ascendía a 525 trabajadores.

De acuerdo a una investigación de Grupo Reforma, la nómina de los más de 500 empleados sindicalizados nos cuesta 2 mil 400 millones de pesos anuales en promedio, pero no conformes con eso, se les organizan fiestas que incluyen la cena de fin de año, así como los festejos por el Día de la Madre, Día del Padre y de Reyes.

Como te podrás imaginar, en cada una de esa celebraciones se hacen rifas y se dan regalos a los asistentes, obsequios que tan sólo en 2015 costaron 1.6 millones de pesos con cargo al erario.

En mayo de 2015, para festejar el Día de las Madres se gastaron 367 mil pesos para consentir a las mamitas del sindicato obsequiándoles refrigeradores, lavadoras, hornos de microondas y pantallas, ¡que espléndidos!

 

Para celebrar las fiestas decembrinas como debe ser, a finales de ese mismo año armaron una rifa de electrodomésticos por un valor de 212 mil pesos y gastaron otros 693 mil pesos en regalos para todos los empleados.

¿Crees que no los pueden consentir más?

Pues estos burócratas también reciben bonos de puntualidad y asistencia, los cuales en 2015 nos costaron más de 79 millones de pesos. En 2016 la cosa no pintó muy diferente, tan sólo los primeros tres meses del año se gastaron 45 millones de pesos en esos bonos.

¿Será que puedan prescindir de sus prestaciones para contribuir con la austeridad?

Deja un comentario