EL SINDROME DE AQUILES

Por: Pedro Gutiérrez Gutiérrez

José Elías Romero, colaborador del diario EXCELSIOR, inventó el concepto EL SINDROME DE AQUILES para señalar la patología política que padecen muchos políticos mexicanos que piensan que son, lo que en realidad nunca han sido, ni serán.
Elías Romero describe que Aquiles creía ser hijo de Zeus y no lo fue; creía ser todopoderoso y no fue así; creía que era inmortal y nunca lo fue. Lo mató un hombre común.
Gerardo Gaudiano Rovirosa padece esta patología política. Fraudiano Rovirosa como suelen decirle de cariño sus amigos por su natural tendencia a la mapachería electoral, piensa que ya ganó la elección extraordinaria y esto desde luego que no es así.
Fraudiano, piensa que la elección extraordinaria está pactada a su favor, pero esto es lo que la prensa pastoreada por LOLITA (la directora de comunicación social del gobierno de Tabasco, Dolores Gutiérrez) le ha hecho creer pero que en la realidad política es una absoluta mentira.
Fraudiano, cree que es suficiente el dinero que Núñez le otorga del erario público para garantizar su triunfo, y esto desde luego es falso, porque la gente se embolsa lo que le dan y vota por el que quiere. La prueba contundente de ello es que en la elección ordinaria el dinero no les dio para ganar la elección y tuvieron que recurrir al fraude electoral.
Fraudiano, se hace fraude asimismo. Dice que irá a las elecciones con seis partidos y sólo puede hacerlo con el Partido del Trabajo (PT). El INE determinó que los partidos que quieran participar en lo individual en la elección extraordinaria tienen que registrar candidato del mismo género con el que participaron en la elección ordinaria.
Y en el caso de que vayan en coalición o candidatura común si participaron en la ordinaria con géneros distintos el candidato tendrá que ser mujer.
PAN y MC participaron en la elección ordinaria con candidatas y el PRD con candidato, por lo tanto al haber registrado candidatos de géneros distintos en la ordinaria, para la elección extraordinaria estarían obligados a registrar candidata.
En consecuencia PAN y Movimiento Ciudadano (MC) no podrán ir en candidatura común.
Con el Partido Encuentro Social (PES) y con el Partido Humanista (PH) no pueden hacer candidatura común porque la ley electoral establece que los partidos de reciente registro que participan por primera vez en una elección constitucional no pueden hacer ningún tipo de alianzas electorales con otros partidos.
Con MORENA Andrés Manuel López Obrador fijó su posición con la siguiente frase: “…con el PRD ni a la esquina. Son unos corruptos y vende patrias”.
En consecuencia el PRD sólo puede hacer candidatura común con el Partido del Trabajo (PT) porque este partido participó en la elección ordinaria con un candidato. Por lo que el PT es el único partido con él que tiene posibilidades de aliarse, y digo posibilidades porque el Comité Ejecutivo Nacional del PRI aún no cierra el capítulo de negociaciones con ese partido.
Cuando Gerardo Fraudiano dice que irá con seis partidos a la elección extraordinaria miente rotundamente. Pretende engañar a sus partidarios sugiriéndoles que ahora se le sumarán los votos de seis partidos. Cuando en el mundo real no tiene amarrado a ninguno. Y eso se sabrá en los próximos días, del uno al cinco de febrero que los partidos registren a sus candidatos.
En las boletas electorales solo aparecerán los logotipos de los partidos que registren candidatos. El Partido que no registre candidato no aparecerá en las boletas y por lo tanto no se le contabilizará voto alguno.
Gerardo Fraudiano piensa que su apellido Rovirosa lo sacará de la barranca, cosa que también no es cierto. Su abuelo Leandro Rovirosa Wade que fue uno de los mejores gobernadores de Tabasco, nació priísta, llegó a ser Secretario de Recursos Hidráulicos por su condición priísta y fue gobernador porque el PRI lo postuló y ganó la elección. Leandro Rovirosa formó su capital político y económico a expensas de los privilegios que le obsequió el PRI.
Fraudiano tenía la obligación moral, por puro agradecimiento al sistema, de seguir el ejemplo de su abuelo, pero no lo hizo, y eso se llama ingratitud. El hombre que no reconoce ni valora sus orígenes será siempre un hombre sin escrúpulos.
Gerardo Fraudiano es un político tabasqueño que padece el SINDROME DE AQUILES porque piensa que es, lo que nunca ha sido, ni será. Pero aún es peor ser un hombre ingrato, sin memoria, que olvidó la cuna donde su familia fincó su patrimonio político y económico. Ese es FRAUDIANO y no como se pinta.

Villahermosa, Tabasco a 30 de enero de 2016.

Deja un comentario