El narco señala a Guillermo Padrés como su cómplice

Por si no eran suficientes las acusaciones por defraudación fiscal y lavado de dinero que hoy en día pesan en contra de Guillermo Padrés ex gobernador por el Partido Acción Nacional del estado de Sonora, hoy se revela que en la PGR también es investigado por supuestos nexos con el narcotráfico.

El ahora encarcelado ex Mandatario fue echado de cabeza por el narcotraficante Gualberto Gastélum López, quien fuera detenido en 2015 en Hermosillo y ahora admite haber sido el vínculo del Cartel de Sinaloa en Sonora, donde explicó haber recibido protección durante la gestión de Padrés.

A través de su amistad con el empresario David Alfonso González Morillas, vinculado también con el propio ex Gobernador, Gastélum López admitió a la PGR que durante el mandato de Padrés, entregó 20 mil dólares a la semana para contar con la protección de la Policía Estatal Investigadora de la SSP y los mandos del C-4, que en ese momento se encontraban a cargo de Javier Dagnino, quien es cuñado de Padrés y ahora diputado local por el PAN.

Además, reveló que apoyó a la administración del ex Mandatario panista con 40 millones de pesos para terminar de construir un estadio de beisbol que es hoy es casa de los Naranjeros de Hermosillo, a cambio de tener terrenos sobre avenidas de alta plusvalía en el estado.

La Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano en la administración de Padrés, otorgó a las empresas de González, contratos por casi 500 millones pesos, como por ejemplo la prolongación del Bulevar Progreso, donde obtuvo anticipos por 35.4 millones de pesos, aunque la obra jamás se inició y dichos anticipos nunca fueron devueltos.

Sin embargo, sí construyó un millonario complejo de departamentos llamado Altitud 40, al norte de Hermosillo, que además incluyó una segunda torre no contemplada en el permiso que le daba el Ayuntamiento de la ciudad.

Como mencionamos, el capo dijo también a la Procuraduría que él le entregaba 20 mil dólares mensuales al Gobierno, para poder trasladar hasta 100 kilos de cocaína proveniente de Colombia a la frontera con los Estados Unidos, sin que hubiera interferencia por parte de las autoridades.

El narco embarró en su declaración a Roberto Romero López, ex Secretario de Gobierno, Ernesto Munro Palacio, ex Secretario de Seguridad Pública y Javier Dagnino Acuña, ex director del C4.

Por si fuera poco, durante su detención en marzo de 2015, Gastélum se atrincheró en su casa de Residencial El Lago pidiendo que lo comunicaran con el propio Padrés, ya que consideraba que que su detención se trataba de un mal entendido.

Aunque en ese momento intentó sobornar a las autoridades con un millón de dólares para evitar ser capturado, el capo de la droga ha preferido hoy exponer a todos sus “amigos” en el Gobierno de Sonora, dejando muy en claro el enorme poder que logró ejercer el crimen organizado durante todo el mandato de Guillermo Padrés Elías.

No cabe duda que, como dijera una graaan filósofa mexicana contemporánea: la caca flota, más en temporada de lluvias y, más aún, en época de elecciones.

Deja un comentario