El fracaso económico de EPN coloca a AMLO más cerca de la Presidencia, dice Financial Times

El diario especializado dice que las reformas estructurales impulsadas por Peña Nieto son vistas como un fracaso, después de que se les consideró avasalladoras, radicales y audaces. Esto, agrega, abre las puertas de la Presidencia a AMLO, una “versión mexicana de Donald Trump”, aunque no es la primera vez que el medio británico califica de populista al líder de Morena. Acepta que es un político experimentado y que en las próximas elecciones vez podría llegar con más facilidad que en 2012. “Para ser justos, no está claro cuánto podría cambiar AMLO –en política económica, por ejemplo– si gana. Para empezar, estaría operando sin una mayoría en el Congreso, por lo que revertir las reformas estructurales sería poco probable […]”. Sostiene que, “aún así, el gobierno va a querer impedir su elección…”

Ciudad de México, 16 de mayo (SinEmbargo).– “Avasalladoras, radicales, audaces. Esas son las buenas descripciones de las reformas estructurales aplicadas por el Gobierno mexicano en los últimos tres años. El fracaso, por desgracia, es la otra [descripción]”.

Así empieza un análisis publicado hoy por The Financial Times, uno de los medios más influyentes del mundo entre los especialistas en economía y finanzas. El texto es firmado por Dan Bogler.

“El crecimiento económico, en lugar de acelerar de nuevo a 4 por ciento o más al año, se ha tropezado en apenas poco más de 2 por ciento. El mercado de valores se ha aplastado, mientras que el peso ha perdido terreno, y no sólo frente al dólar. Todo esto ha llevado a los inversionistas internacionales de ser partidarios entusiastas del Presidente Enrique Peña Nieto y sus planes en energía, telecomunicaciones, medios de comunicación y reformas fiscales, a ser críticos que están tirando sus activos mexicanos”, agrega el diario.

The Financial Times es uno de los medios que, en su momento, aplaudieron las reformas del Presidente Peña cuando inició su mandato.
El diario económico dice que, sin embargo, los administradores de fondos no son tan negativos como los propios compatriotas del Presidente mexicano. “La mitad de ellos piensa que las reformas del gobierno están dañando el país y el 60 por ciento dice que la depreciación del peso es culpa de la administración, de acuerdo con una reciente encuesta de opinión. Hay que añadir en el fracaso para hacer frente eficazmente a la delincuencia y la corrupción, y no es de extrañar que nueve de cada 10 mexicanos tienen poca o ninguna confianza en los partidos políticos, mientras que seis de cada 10 dicen que no están viviendo en una democracia”.

El 11 de junio pasado, The Economist dijo que en las elecciones del Congreso, el PRI, del Presidente Peña Nieto, así como PRD y PAN, perdieron peso en votos aunque ganaron suficientes escaños, pero que un nuevo partido de izquierda, Morena, recogió el 8 por ciento de los votos, y el “líder-insignia, Andrés Manuel López Obrador, ahora se convierte en un principal contendiente a la presidencia en 2018”.

Ese mismo día, después de las elecciones federales intermedias, The Financial Times dijo que Peña Nieto no podía sentirse satisfecho con los resultados o hacer como que no pasó nada porque eso “implicaría ignorar el mensaje principal de las elección: que los partidos tradicionales, como el Partido Revolucionario Institucional (PRI), deben renovarse o correr el riesgo de desaparecer”. En su editorial, agregó que “todo esto podría presagiar el surgimiento de un candidato ciudadano para el proceso electoral del 2018. Un ‘Bronco’ o, más preocupante, un Andrés Manuel López Obrador”.

Hoy, The Financial Times expresa su preocupación más o menos en la misma línea: “México se ve maduro para el surgimiento de un candidato-al-estilo-anti-sistema de Donald Trump. Y este es el creciente riesgo político identificado por Medley Global Advisors, un servicio de investigación macro propiedad de la Financial Times, después de una visita reciente del país”.

El periódico inglés dice que, con foco en la elección presidencial de 2018 y mientras faltan aún dos años, MGA ve riesgos políticos importantes -y volatilidad de mercado asociada- que han empezado a aumentar a partir de este año.

Enrique Peña Nieto no puede sentirse satisfecho con los resultados del domingo pasado, dice The Financial Times. Foto: Cuartoscuro

A diferencia de Trump, al norte de la frontera, “AMLO es un político experimentado que quedó en segundo lugar ante Peña Nieto en las elecciones de 2012, con una participación del 31 por ciento de los votos. La próxima vez que puede necesitar mucho menos”.

The Financial Times recuerda que México no tiene una segunda vuelta (a diferencia de muchos países de América Latina), por lo que es posible ganar la Presidencia con una proporción relativamente baja de los votos en la primera ronda. “Esto puede ser especialmente el caso de 2018, con al menos cuatro candidatos creíbles probables y una buena probabilidad de que el voto de la derecha se divida entre un candidato del PAN oficial y otro no oficial (la esposa del ex Presidente Felipe Calderón, para mantener el interés)”.

Por supuesto, agrega, “las encuestas de opinión tienen que tomarse con una pizca de sal. Pero MGA señala que con el partido político de AMLO, Morena, actualmente con cerca del 20 por ciento y por lo tanto en un empate estadístico con el PRI gobernante, su elección ya no es sólo un riesgo de cola”.

“Para ser justos, no está claro cuánto podría cambiar AMLO –en política económica, por ejemplo– si gana el poder. Para empezar, estaría operando sin una mayoría en el Congreso, por lo que revertir las reformas estructurales sería poco probable, aunque podría dejar frenar su avance, como en lo que se refiere a la privatización de compañía nacional de petróleo, Pemex”.

“Aún así, el gobierno va a querer impedir su elección [la de AMLO], si es posible. En términos de política, esto significa que es poco probable que continúe por el camino hacia un ajuste fiscal, ya que trataría de impulsar el crecimiento en el período previo a las elecciones presidenciales. También va a ser mucho más sensible a la continua depreciación de la moneda, ya que va a querer un peso estable o en crecimiento para enviar la señal de fortaleza económica”, dice The Financial Times.

Las implicaciones para los inversores son mixtas, agrega: “La incertidumbre política y la volatilidad son negativos claros. Mejorar el crecimiento y fortalecer la moneda van en otra dirección. Con un poco de suerte –y un mejor precio del petróleo– el efecto retardado de las reformas se iniciará finalmente en el próximo año y el aumento del crecimiento va a propulsar al candidato del gobierno (quienquiera que termine siendo) a la victoria. Pero si los efectos de las reformas postergan, los inversores tendrán que ver su política”.

Deja un comentario