El despertar

José Agustín Ortiz Pinchetti
D

ifícil escribir sobre las elecciones pasadas. Ya casi todo se dijo. Cada escritor es previsible según su independencia o color ideológico. Intentaré fijar algunas cuestiones de las que depende el desarrollo político del futuro inmediato:

1. Es falso que las derrotas del PRI se deban a la mala estrategia de Manlio, Osorio Chong o EPN. La causa es el hartazgo ante la violencia, las corrupciones impunes y la madre de ellas, la política-electoral (como dijo Edgardo Buscaglia). De no ser por la inversión que hace el PRI y sus aliados el viejo partido a estas alturas perdería todas las elecciones. Apunta Alfonso Zarate: el PRI está perdiendo su voto duro, y eso puede ser mortal en 2018.

2. El PAN triunfó (lo que es indudable) y se perfila para la Presidencia (muy dudoso). El PAN es parte del sistema y con él está en decadencia, escogió a sus candidatos sin mediar elección interna democrática. Sólo dos pertenecen al PAN duro y uno de los de hueso azul es visto con desconfianza por el grupo que controla el partido: carece de personajes fuertes. Es aliado estratégico con el PRI desde Salinas, basta revisar las leyes y decretos aprobados en los pasados 28 años para probar que en política económica el PAN es tan leal al PRI como el Verde. Quiere volver a la Presidencia y mantener vivo al sistema en su propia versión.

3. El INE mejoró su desempeño y la jornada fue ejemplar. Esto es radicalmente falso. No hay transparencia en el uso de recursos en las campañas. La Fepade, impotente, ha sido debilitada a propósito. No hay control sobre la falsificación de encuestas. El 20 por ciento de votos se obtiene con prácticas fraudulentas. El INE no cumple con la inspección y vigilancia del proceso. Aquí en la capital fuimos testigos de compra masiva de votos y de la violencia de los compradores. Se tiene que negociar otro INE, porque el actual no podrá resistir la presión en 2018.

4. Morena exhibió su fortaleza y debilidades. A dos años de su registro, obtuvo 2 millones 500 mil votos, 700 mil más que en 2015. Mejoró mucho en cuatro estados, pero en el norte sigue con déficits. En Veracruz, Zacatecas y Oaxaca no pudo vencer el voto fraudulento. Demostró que con equipos bien disciplinado ¡sí se puede! Para ganar en 2018 necesita crear una estructura e impulsar a nuevas personalidades que atraigan la simpatía ciudadana más allá del enorme poder que AMLO hace sobre el imaginario colectivo.

Twitter: @ortizpinchetti

Deja un comentario