Eduardo Ramirez Aguilar visita al municipio de Villa Comaltitlan

La unidad siempre tendrá como fruto la paz y el cimiento para el desarrollo de los pueblos. Durante mi visita al municipio de Villa Comaltitlan, tuve la oportunidad de escuchar diversos planteamientos de la gente trabajadora de esta zona, donde entre otras actividades, la producción de harina de plátano y de derivados de la palma conforman una de las principales entradas económicas para sus habitantes.

Muy pronto volveremos con resultados y buenas nuevas para los productores de palma y harina, quienes aprovechan las condiciones naturales de la tierra para trabajar lo que de manera excepcional la naturaleza nos ha dotado en Chiapas.

En una región tan productiva como el Soconusco siempre la unión de fuerzas debe ser una prioridad y una mística de trabajo para generar sinergías que apalanquen el desarrollo de sus pueblos.
El trabajo en equipo de los palmeros y harineros es solo un ejemplo de que cuando los chiapanecos dejamos atrás nuestras diferencias, podemos alcanzar rendimientos óptimos para superar nuestra condición.

El éxito depende en gran medida en la capacidad para liderar con sensibilidad y humanismo, para generar la fuerza de la unidad y salir adelante en esta tierra prodigiosa con que la providencia nos ha bendecido.

Tenemos la camiseta bien puesta por Chiapas y seguiremos gestionando más apoyos para la gente trabajadora de Chiapas.

Deja un comentario