Diablos Rojos, Tigres, Sultanes y Guerreros dejan la Liga Mexicana de Beisbol

POR BEATRIZ PEREYRA

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los equipos Diablos Rojos del México, Tigres de Quintana Roo, Sultanes de Monterrey y Guerreros de Oaxaca renunciaron a la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) durante la asamblea que se realiza en esta capital.

A la asamblea se presentaron los dueños de los equipos Diablos y Tigres, Alfredo Harp Helú y Carlos Peralta Quintero, quienes pidieron discutir el tema de frenar la contratación de los jugadores mexicano-estadunidenses.

Como cinco presidentes de equipos se rehusaron a abordar el tema que no está en la agenda, los dueños y presidentes de los cuatro equipos mencionados anunciaron que renuncian a la Liga y abandonaron el salón donde se realiza la asamblea.

El presidente de la LMB, Plinio Escalante, dijo que los 12 presidentes restantes no cederán a lo que consideran es un “chantaje” para obligarlos a tratar el tema que los presidentes de esos cuatro equipos aprobaron en la asamblea que se llevó a cabo en Monterrey el año pasado, es decir, que no se limitara el número de jugadores mexicanos no nacidos en México que pueden ser contratados.

“El fondo de este asunto es que Tigres, Sultanes y Diablos quedaron fuera de la final o de los playoffs por primera vez en muchos años, primero aprobaron que se jugara con número ilimitado de jugadores mexicano-estadunidenses, pero como vieron que ya no pudieron ganar, entonces ya no quieren jugar así y se salieron”, explicó el presidente de los Leones de Yucatán, Juan José Arellano.

“Cuenten con que la Liga puede sobrevivir sin que jueguen esos cuatro equipos”, advirtió José Antonio Mansur Galán, presidente de los Rojos del Águila de Veracruz.

Escalante añadió que este año jugaron 86 jugadores mexicano-estadunidenses en la LMB, cifra que representa 13.4% de los 640 peloteros en los rosters de los 16 equipos (40 en promedio).

Por lo pronto, la LMB seguirá trabajando de manera normal en preparación para la Liga Invernal (de la cual formaban parte los cuatro equipos que renunciaron).

“Haremos un intento por platicar con los dueños o presidentes de esos equipos. La liga de verano la jugaremos con 12 equipos porque ya no hay tiempo de planear un calendario de juegos. En la asamblea del 15 de noviembre quedará definido el calendario”, aclaró Escalante.

Antes de que los presidentes y dueños abandonaran la asamblea, los equipos votaron por venderle 67% del club Vaqueros de la Laguna a los hermanos Arellano, dueños de los Leones de Yucatán.

Aún no está definido lo que pasará con el equipo Broncos de Reynosa, que no tiene dinero para operar. Lo más seguro es que cambiará de plaza.

Deja un comentario