Cuesta al IMSS 80 MIL MDP atender a enfermos por tragar Coca Cola, Pepsico, Bimbo, etc.

Enfermedades como la diabetes, hipertensión arterial e insuficiencia renal, todas ellas causadas por el consumo de venenos trasnacionales, representan un alto costo económico a los mexicanos, tanto por el dispendio en comprar los venenos como en el gasto posterior para tratar de curarse. El diario La Jornada informó hoy que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), destina aproximadamente el 80 por ciento de su presupuesto —dinero de todos los mexicanos— en atender cada año padecimientos vinculados al consumo de porquerías trasnacionales, esto es, la diabetes, la hipertensión arterial y la insuficiencia renal. En total, el IMSS gasta anualmente unos 80 MIL MILLONES DE PESOS en brindar atención médica a pacientes que gustan de los productos de Coca Cola, Pepsico, Bimbo, Nestlé y similares, cuyos consumo está asociado a la obesidad y padecimientos derivados como la diabetes, la hipertensión arterial y el daño renal. Otras enfermedades como el cáncer cérvico-uterino y padecimientos crónico-degenerativos, también generan un alto costo en el presupuesto del instituto. José de Jesús Arriaga Dávila, director de Presentaciones Médicas del IMSS, señaló que estas enfermedades ejercen “una gran presión sobre las finanzas del instituto”. El aumento de la población de más de 65 años es “otro reto en su economía”, abundó citado por La Jornada. De las 490 mil consultas diarias a nivel nacional, 75 por ciento las ocupan esos pacientes, es decir, 367 mil 500. “Los adultos mayores son los que más gasto requieren”, detalló

En entrevista para el medio aquí citado, Arriaga explicó que si bien los jóvenes no representan un “gasto” oneroso para el IMSS, la falta de prevención en sus hábitos de vida genera problemas de salud en el futuro que costará mucho dinero a los mexicanos. La prevención inicia en alertar a la población sobre el daño que causa el consumo de los productos fabricados con jarabe de maíz de alta fructosa, azucares refinados, harinas transgénicas, grasas saturadas, aceites hidrogenados y demás ingredientes venenosos. Dicha tarea informativa implica nombrar explícitamente las marcas y nombres de las empresas trasnacionales ASESINAS que los producen: Coca Cola, Pepsico, Nestlé, Bimbo, Kellog’s y un sinfín de marcas de refrescos, botanas, repostería y “cereales”. Dichos productos suelen ser adictivos y sus efectos en el organismo son brutales: daño a las células del páncreas, órgano responsable de producir la insulina y el glucógeno, causando diabetes; acumulación de grasas en las arterias, causando enfermedades cardiovasculares, y por supuesto daño renal. En la nota de La Jornada se pretende atribuir los padecimientos arriba mencionados a la edad, cuando uno de los factores clave para que aparezcan es la mala alimentación y sobre todo el consumo inmoderado de chatarra. Si los mexicanos dejaran de tragar esas malditas porquerías venenosas, llegarían a la vejez mucho más sanos y con menos riesgo de padecer esas enfermedades. Como en otros casos, la CONCIENCIA es la auténtica solución a muchos de los grandes problemas del país, entre ellos la mala salud de la población.

Con información de La Jornada (http://ow.ly/NcXQ3040fXt)

Deja un comentario