Crónica de ingratitudes y perversidades en Ayuntamiento de Huixtla

En Huixtla, enloqueció el alcalde de este municipio Regulo Palomeque Sánchez, y se le metió nerviosamente “El síndrome de la prostituta” donde acusa y sataniza con su bocota a todos los que les cae mal, cuando ella es la causante del mal. Es toda una fichita en lo que acusaciones tiene en su haber el personaje alcalde que saltó a la fama nacional, donde aparece en fotografías regalando billetes de ata denominaciones a niños y adultos mayores, con el argumento que esas dadivas provenían de su sueldo y “Los diezmos” cuando todo mundo sabe que esta figura controversial de la obra pública es ilegal y se entroniza en el campo de la corrupción. Más cínico no podía ser Palomeque Sánchez.
Cuando empezó su gobierno local, con la actual Síndico Municipal Gina Verduzco –Esposa de Carlos Gam- la acusó de haberle pedido 500 mil pesos mensuales en el primer mes de su administración municipal (Octubre 2015) ante Comisariados ejidales. Habló de extorsión y otras cosas. Antes acusó al exalcalde de ese municipio Fernando Acosta, de haber dejado deudas por más de 15 millones de pesos, cuando Regulo Palomeque fue su regidor.
Acusó al exalcalde Porfirio Lugardo, -donde increíblemente Palomeque fue su tesorero municipal-, de haber dejado una deuda de 80 millones de pesos. Así le pagó a su amigo que en los primeros meses lo había hecho responsable de las finanzas públicas. Con el tiempo Lugardo se definió y dijo “que a Palomeque lo había corrido por “rata” y le recordó la compra de un rancho cañero y una residencia, después de haber salido de la alcaldía.
A otro exalcalde que acuso fue a José Luis Laparra “La Chalupa” y su administración de dos años, donde dijo que se había robado más de 37 millones de pesos. El sustituto de Laparra fue Gustavo Cueto Villanueva y también le sonó diciendo que había dejado una deuda de 20 millones de pesos y una enorme corrupción. Después le llovió también al edil de 10 meses Ramón Ayala, señalándolo que dejó una deuda de 27 millones de pesos. Todo un estuche de monerías de Palomeque.
Pero no solamente acusa a funcionarios municipales de su natal Huixtla, lo ha hecho últimamente con funcionarios estatales y hasta federales, que les inventa también escenarios de extorsión y menoscabo. Ya es una constante de su personalidad aventar candela en contra de los que considera sus adversarios. En Huixtla señalan que el poder municipal actual es familiar, pues junto con su hermano de nombre Margarito de los mismos apellidos, gobiernan el municipio y colocan de intelectual en la gobernanza a este último que no dejan de calificarlo de ser un pillo en delitos federales y de haber ingresado un par de veces a la cárcel.
Ayer en Huixtla, una sobrina de “Los hermano Palomeque”, de nombre Olvita Palomeque, en su espacio de internet, dijo que prefería hacerse una transfusión de sangre de “chucho” que llevar el apellido porque le quema, de lo que habla la situación desastrosa que se vive de Huixtla. Esta declaración dela sobrina causó expectación en el municipio y preocupación en los altos mandos de la política estatal en la capital Tuxtleca. En la tierra de la piedra ya se habla de una crónica de ingratitudes, enfermedades mentales, traiciones y perversidadeenas de los que se encuentran en el palacio municipal que huele al futuro a una sublevación popular. Problema en puerta. Así las cosas.

Carlos Z. Cadena.

Deja un comentario