Cae ‪#‎DonGil‬, operador de ‪#‎ElChapo‬ y financiador del ‪#‎PRI‬ en Chiapas; vivía y operaba desde ‪#‎Comitán‬

Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala capturaron esta tarde en el Aeropuerto Internacional de La Aurora al capo ‪#‎GilbertoRiveraAmarillas‬ alias “Don Gil”, quien es reclamado con fines de extradición por el gobierno de Estados Unidos por tráfico de drogas.

Jorge Aguilar, vocero de la PNC), confirmó la captura del capo del Cártel de Sinaloa, el que operaba en Chiapas -desde la ciudad de Comitán- y desde donde controlaba el tráfico de cocaína en coordinación con grupos sudamericanos.

Don Gil, cuya sencilla residencia se encuentra sobre la Carretera Panamericana, es sindicado de financiar al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en municipios fronterizos con Guatemala, especialmente Comitán y Frontera Comanala, donde se ha desatado una ola de violencia, entre secuestros, robos y asaltos.

Esto pone en el ojo del huracán al exgobernador ‪#‎RobertoAlboresGuillén‬, a su hijo el senador ‪#‎RobertoAlboresGleason‬, así como al edil ‪#‎MarioGuillénDomínguez‬, alias “El Señor Fox” (también del PRI y cuyo vocero es el locutor de música grupera‪#‎ElCoyote‬), quienes han sido financiados por este grupo criminal encabezado por Don Gil.

Aguilar agregó que, Gilberto Rivera, de 58 años, es originario del estado de Sinaloa, pero desde hace unos años se asentó en Comitán, desde donde operaba el trasiego de drogas del cártel de Sinaloa.

A Rivera Amarillas “le aparece una orden de captura provisional con fines de extradición por participación criminal continua, conspiración y seis cargos para distribuir cocaína en Estados Unidos”, declaró Aguilar.

En 1999, la policía municipal de Mexicali, BC, detuvo al capo, pero quedó en libertad. En diciembre del 2004, en Culiacán, Sinaloa, Gilberto Rivera y sus hijos Jesús Gilberto Rivera Beltrán, de 17 años, y Édgar, de 15, sufrieron un ataque a balazos, pero sólo el padre de ambos sobrevivió al atentado.

El capo tenía varios años residiendo en la frontera sur moviéndose en ambos países, México y Guatemala, donde controlaba la seguridad de sus operaciones y evitaba que otros grupos de criminales se metieran a su plaza.

A través de este financiamiento, el PRI extendió su terror de baja intensidad en la región, a través de diversas actividades ilícitas, especialmente en la política.

Vía. Bajo reserva.

Deja un comentario