Violencia sigue sin tregua en Guanajuato a pesar de Coronavirus

por paolo renato lopez layman

Las primeras 11 semanas del año la entidad se ha visto inmersa en la violencia.

Apenas el martes 10 la delincuencia mostró su poder táctico y de movilización al sitiar durante varias horas Celaya y las ciudades aledañas. Detrás de ese despliegue estuvo el Cártel de Santa Rosa de Lima, cuyos integrantes protegieron a su líder, José Antonio Yépez Ortiz, El Marro.

Ese cerco, el más amplio hasta ahora, abarcó los municipios de la región Laja-Bajío: Celaya, Villagrán, Juventino Rosas, Comonfort, Cortázar, Apaseo el Grande, Apaseo el Alto, Tarimoro y Jaral del Progreso, cuya población sobrepasa el millón.

Ese martes 10 en las carreteras estatales y federales que atraviesan la región y en las entradas a Celaya hubo bloqueos en por lo menos 15 puntos entre las 14:00 y las 17:00 horas. Varias poblaciones quedaron prácticamente incomunicadas.

Enero reflejó una violencia que provocó más de 400 asesinatos; en febrero y lo que va de marzo esa tendencia se ha duplicado.

El primer bimestre de 2020, en Celaya se quintuplicaron los homicidios con respecto al periodo correspondiente al año pasado; en León se duplicaron, según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad y los casos documentados por los medios locales.

El domingo 8, cuando miles de mujeres se alistaban para marchar contra la violencia feminicida en varias ciudades guanajuatenses, en Salamanca fue asesinada Nadia Verónica Rodríguez Saro Martínez, estudiante de relaciones internacionales en la Universidad Iberoamericana (Uia) campus León.

Ese fin de semana Nadia estuvo con su familia. Iba a sumarse a la marcha en Salamanca. Desde la Ibero había participado en un simulacro previo a la movilización del domingo 8, incluso publicó su fotografía como si fuera una mujer desaparecida.

El sábado 7 había ido a una fiesta. Regresaba de dejar a una amiga por el camino de la comunidad La Ordeña cuando unos desconocidos le dispararon.

Por la noche del domingo 8 estalló un coche-bomba dentro de las instalaciones de la Feria de la Navidad en Celaya, a unos metros de las puertas de la base de la Guardia Nacional.

Zozobra estudiantil

Oteros es una comunidad cuyo acceso se entrecruza con el camino de La Ordeña, el mismo camino por donde Nadia Verónica Rodríguez conducía su automóvil la madrugada del domingo 8. Ahí, como en muchos puntos de esa región la actividad huachicolera es una constante, así como el narcomenudeo.

Esa madrugada los lugareños vieron salir del camino de Oteros varios vehículos. Iban a alta velocidad. Sospechas que se toparon con el auto de Nadia, aunque nadie sabe qué pasó. Hasta ahora, la Fiscalía General del Estado (FGE) no le ha informado nada a la familia sobre las líneas de investigación.

La comunidad de la Uia campus León se conmocionó por el asesinato de Nadia, también sus amigas de Salamanca. En el centro de una plaza de la institución, sobre el logo oficial, los alumnos montaron un altar, con flores y veladoras; colocaron también letreros y telas con la leyenda: “Nadia, hermana, aquí está tu manada”.

Las amigas de Nadia recuerdan que ella solía decir que algún día iba a trabajar en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y a fundar una asociación para ayudar a mujeres. Dicen que era fitness y una emprendedora; vendía comida en la escuela y tenía una tienda de ropa en línea.

Bernardo, el padre de Nadia, cuenta a la reportera que la universidad organizaba un viaje para conocer la sede de la ONU en Nueva York. Estaba programado para noviembre. El 27 de marzo Nadia tenía la cita para obtener su visa, incluso le había pedido que le diera trabajo; le dijo también que estaba ahorrando para el viaje.

Conmoción por el homicidio de Nadia. Foto: Verónica Espinosa

A dos horas de distancia de la Uia campus León se encuentra el Instituto Tecnológico Nacional de Roque, en Celaya. Ahí, la comunidad estudiantil vive sus propios duelos causados por el embate criminal y por la impunidad. Tres alumnos y una exalumna de ese tecnológico murieron en un lapso de dos meses.

El Tec de Roque, el único con enfoque agropecuario en varios de los estados aledaños, tiene una población de 3 mil 200 alumnos, que se trasladan cada día a la escuela y a la Extensión en Apaseo el Alto desde todos los municipios de esta región Laja-Bajío.

Al igual que en las otras instituciones educativas de la zona, los directivos del Tec difunden recomendaciones en sus redes y suspenden actividades cuanto hay bloqueos o balaceras. Viven en la zozobra.

El 19 de enero, Thelma Meza, de 26 años, quien había interrumpido sus estudios en el Tec, fue baleada mientras trabajaba como mesera en el bar La Shula en el bulevar López Mateos de Celaya.

Un mes después, el 18 de febrero, Alonso “N”, originario de un poblado michoacano que cursaba el sexto semestre de la carrera de gestión empresarial fue privado de su libertad; poco después fue localizado su cuerpo. Compañeros de grupo y algunos directivos del Tec de Roque viajaron a Michoacán para acompañar a su familia y despedir a Alonso.

El viernes 6 de marzo, cuando acababan de regresar de competencias nacionales de bandas de guerra, los estudiantes Nayeli González, de 20 años, y Antonio Balderas, de 23, ambos del primer semestre de la misma carrera de gestión empresarial, murieron cuando un grupo de pistoleros irrumpió en el bar Las Muñecas y dispararon a los parroquianos. Al final se llevaron a la dueña del negocio.

“La delincuencia nos ha quitado a esos alumnos”, dice Manuel de Jesús Quiroz, director del Tec de Roque, quien asumió el cargo en diciembre pasado. “Elegí participar en la convocatoria para estar aquí por el prestigio que tiene la institución”, dice Quiroz, procedente del Tec del Valle del Yaqui.

El cerco del martes 10
El Bajío. Violencia sin freno. Foto: https://heraldodemexico.com.mx
El Bajío. Violencia sin freno. Foto: https://heraldodemexico.com.mx

Un camión de una tienda departamental, un camión con un contenedor cargado de gasolina, un torton, automóviles compactos, una tolva para la recolección de basura, decenas de llantas apiladas y artefactos “ponchallantas” sirvieron para cercar esta región del sur del estado el martes 10.

Después de las 2 de la tarde los automovilistas fueron los primeros en difundir videos sobre los bloqueos en el tramo de la carretera Celaya-San Miguel; en la autopista federal de cuota; en la carretera libre a Querétaro; en la carretera alterna de Juventino Rosas a Villagrán; en la salida de Celaya a Comonfort; en los tramos de la federal a la altura de Salamanca hacia Valtierrilla; en el entronque a Jerécuaro, a la altura de Santa Rosa de Lima y en el bulevar Adolfo López Mateos de Celaya, en la glorieta de uno de los accesos principales.

Uno de los reportes oficiales de ese día decía: “Carretera de cuota Salamanca-Querétaro km 53 altura de Santa Rosa de Lima, incendio de un tráiler y reportan un aprox. de 20 personas con portación de arma de fuego”.

Según los partes de la Guardia Nacional, de corporaciones estatales y de Seguridad Pública de Celaya, hubo entre siete y 11 bloqueos, pero ninguna dependencia mencionó las causas de esa movilización criminal.

Un tuit de la FGE y otros tres del secretario de Gobierno Luis Ernesto Ayala Torres mencionaron los incidentes en algunos puntos carreteros… y, horas después, sobre la apertura de las vías. Nada más.

Al día siguiente, la fiscalía informó únicamente sobre la detención de cuatro personas, presuntos menores de edad, que apilaban llantas y lanzaban “ponchallantas” en la carretera de Celaya a Juventino Rosas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador panista Diego ­Sinhue Rodríguez Vallejo coincidieron en interpretar lo ocurrido ese día como un acto mediático o propagandístico del Cártel de Santa Rosa de Lima.

“En Guanajuato no se nos va a poder arrodillar ante la delincuencia”, dijo el Rodríguez Vallejo en miércoles 11. Son las mismas palabras que ha repetido desde septiembre de 2018, cuando tomó posesión. Lo cierto es que la inseguridad se elevó en Guanajuato

David Saucedo. "Un desastre, la estrategia federal".
David Saucedo. “Un desastre, la estrategia federal”.

“Vemos claramente que las autoridades están rebasadas. El Marro se ha recuperado, aunque tampoco es que hubieran desarticulado al Cártel Santa Rosa en seis meses o un año”, afirma David Saucedo, politólogo y consultor en diseño de estrategias de seguridad con estudios de economía en la Universidad Complutense de Madrid.

Sostiene que la estrategia federal ordenada por el presidente de combatir al mismo tiempo al Cártel de Jalisco Nueva Generación y al de Santa Rosa –que se disputan el territorio– “parecería  éticamente neutra, (pero) resulta tácticamente desastrosa. Lo que hace es darle un respiro a un enemigo (El Marro), quien estaba siendo acorralado, aunque lejos de ser derrotado, si acaso un poquito contenido, pero ahora tiene la oportunidad de avanzar un poco más y atacar al gobierno federal y estatal”.

Repercusiones de un día caótico

A la gente de la región, el “acto propagandístico” del martes 10 les impidió llegar por sus hijos a la escuela, salir de sus casas o del trabajo, regresar a sus ciudades de origen, transitar en libertad.

Maestras de la zona narran a la reportera que en Santiago de Cuendá, comunidad de 6 mil habitantes que pertenece a Juventino Rosas y ubicada en los límites entre ese municipio y Villagrán, “no se podía entrar ni salir. Los maestros se quedaron hasta la tarde, estuvieron aislados hasta las 5, ya que el Ejército tomó cartas en el asunto”.

Los días posteriores vino la psicosis. Comenzaron los Whatsapps, según los cuales grupos de encapuchados sacaron a niñas de las escuelas en varias comunidades, anunciaban más balaceras y bloqueos.

Y antes de que alguna autoridad los desmintiera, algunos comercios, escuelas, oficinas y restaurantes se autoimpusieron un “toque de queda” y comenzaron a cerrar antes de que oscureciera.

El director del Tec de Roque, Manuel Quiroz, cuenta que el día de los bloqueos, además de suspender las clases, un transporte de la institución trasladó a un grupo de alumnos de Apaseo el Alto hasta sus casas.

El Instituto Tecnológico de Roque pidió a sus alumnos y docentes decidir si continuarían asistiendo al plantel o se quedaban en sus casas “para sentirse seguros”. El miércoles 11 nadie asistió a clases.

El jueves 12, tres colaboradores cercanos del secretario de Seguridad Pública de Celaya, Miguel Ángel Simental, fueron asesinados. Dos de ellos con ráfagas de armas largas; sus cuerpos quedaron sobre una avenida; otro fue bajado de un camión de pasajeros foráneo; su cadáver fue localizado en la carretera de Apaseo el Alto a Jerécuaro.

También te puede gustar