Argentina se une para eliminar residuos electrónicos en Latinoamérica

por paolo renato lopez layman
Foto: Reuters/Archivo
“Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), también conocidos como e-waste, son la corriente de desechos de más rápido crecimiento en el mundo”

El proyecto se denomina “Fortalecimiento de iniciativas nacionales y mejora de la cooperación regional para la gestión ambientalmente racional de los COP en Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos en América Latina”

NOTIMEX

Argentina se unió a una iniciativa para eliminar y reciclar residuos electrónicos en países latinoamericanos, a fin de enfrentar los desafíos interregionales con un enfoque de economía circular, informaron las autoridades.

El proyecto se denomina “Fortalecimiento de iniciativas nacionales y mejora de la cooperación regional para la gestión ambientalmente racional de los COP en Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos en América Latina” (Preal).

“Lo primero que decidimos es poner el Estado Nacional al frente de sus responsabilidades en el diseño de políticas de lo que está relacionado con los residuos”, indicó Sergio Federovisky, secretario de Control y Monitoreo del ministerio de Ambiente.

“Argentina tiene una larga y mala tradición de depositar una competencia, la responsabilidad y hasta la obligación de lidiar con los residuos —del segmento que provengan— en el eslabón más débil de la cadena que son los municipios, que han demostrado que carecen de la capacidad técnica, funcional, presupuestaria y también política para poder dar una respuesta”, dijo.

De acuerdo con la dependencia argentina “los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), también conocidos como e-waste, son la corriente de desechos de más rápido crecimiento en el mundo”.

Explicó que la gran cantidad de desechos electrónicos amenazan el ambiente y la salud mundial, pues contienen sustancias tóxicas e incluso cancerígenas conocidas como contaminantes orgánicos persistentes (COP), que son resistentes a la degradación.

El proyecto se lanzó en la región en 2018 con 13 países que son Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela.

“El enfoque regional ayuda a estos países, tanto en materia técnica como financiera, así como con asesoramiento en políticas públicas, negocios, legislación, tecnología y concienciación.

“A nivel nacional, ayuda a fortalecer las políticas y capacitar a técnicos y funcionarios públicos. Mientras que a nivel regional trabaja para armonizar los aspectos clave de las políticas de residuos electrónicos y fortalecer los sistemas de cooperación regional e intercambio de conocimiento”, resaltó.

También te puede gustar