Las personas felices no pierden tiempo haciendo mal a los demás

por paolo renato lopez layman

Si estás feliz, no tienes tiempo de hacer mal a otros

Por Karen Hernández

La felicidad no es un destino; no es un lugar al cual llegar. Es un estado mental, una decisión que tomamos. La felicidad no se puede encontrar en un nuevo trabajo, una nueva ciudad o incluso una nueva relación. Sí, todo eso puede llevarte a ella pero la decisión final de ser feliz la tienes tú. Todo depende de la actitud con la que quieras vivir la vida.

Si te enfocas constantemente en los aspectos negativos, en tus fallas, tus defectos, tus errores, nunca estarás satisfecha. Pero si eres una persona feliz, descubrirás que no tienes tiempo para lo negativo ni mucho menos, para hacer mal a los demás.

Hay personas que están encadenadas al odio que fijan la mirada en cada uno de tus movimientos. Esas, son las personas más peligrosas, porque a la distancia, están esperando a que te equivoques o que dudes de ti.

Cuando eres feliz, estás verdaderamente bien con lo que tienes, lo que te da la capacidad para inspirar a otros. 

Las personas que son felices no tienen tiempo de hacer mal a los demás porque practican la gratitud y esta hace bien al cuerpo. Te ayuda a sobrellevar el trauma y el estrés, aumenta la autoestima y te quita un peso de encima cuando te das cuenta de cuánto has logrado. La gratitud disuelve las emociones negativas y eso te lleva a tener mayor satisfacción en la vida.

Las personas realmente felices no tienen tiempo de hacer mal a los demás porque están concentradas en su salud física y mental.: sonríen, están comprometidas con sus metas y aportan su energía y entusiasmo a lo que hacen.

Las personas felices no están esperando a que otros se equivoquen o se tambaleen para demostrar quién está bien. Al contrario, esperan a que otros tengan éxito y que también sean felices. Porque saben que es bueno hacer el bien. Las personas felices ayudan a otros ofreciendo incluso su tiempo para apoyarlos, siempre con buena actitud sin buscar demostrar su superioridad soberbia.

Las personas realmente felices no tienen tiempo para hacer mal a los demás porque elige estar rodeadas de quienes aman, antes que concentrarse en el odio. Hacen que otras personas se sientan vistas, escuchadas y preocupadas. Elogian a las personas, incluso a los extraños, sin más motivación que ser amables. Recuerdan que todos los humanos son seres complicados y que todos tienen un lado que la mayoría de la gente no entiende por eso, no pierden tiempo haciendo mal  a nadie.

Los actos de bondad ayudan a sentirte bien contigo misma y con los demás y las emociones positivas que surgen con ello, mejoran tu salud mental entonces, ¿por qué buscar hacer mal a otros cuando hacer el bien te beneficia más?

También te puede gustar

Deja un Comentario