Ante el miedo de pisar la cárcel, Hilda Santos se refugia en el PVEM

hilda santos...

VILLAHERMOSA, Tab., 28 de enero de 2016.- Hilda Santos Padrón, diputada del PVEM, sumó al menos cuatro averiguaciones previas luego de que una auditoría reveló el saqueo del que fue cómplice en el Instituto de Seguridad Social del Estado de Tabasco (ISSET).
Sabiendo que podía ir a la cárcel corrió con uno de sus tantos protectores, Jaime Mier y Terán Suárez, y se cobijó en el PVEM.
Cuando se enteró que interpusieron cuatro demandas penales en su contra por hace mal uso del dinero del pueblo y otros daños que sufrió el ISSET, Hilda Santos Padrón perdió el sueño, se puso nerviosa, por eso bajo el cobijo de Jaime Mier y Terán, con quien también realizó negocio a través del llamado “Manita de Cangrejo” Rodolfo Castillo, buscó el acercamiento con Federico Madrazo Rojas para conseguir protección por medio de la candidatura plurinominal a diputada local.
Solamente así podría lograr impunidad para no ir a la cárcel luego que se descubrieron todos los negocios turbios que realizó al interior de esa dependencia, ya que fue directora general del ISSET durante el gobierno de Andrés Granier Melo, donde los actos de corrupción estuvieron a la orden del día.
Durante todo el año pasado, Hilda Santos Padrón, por aquello de que el miedo no ando en burro, tramitó varios amparos por las posibles consignaciones ante un juez de la causa de las cuatro Averiguaciones Previas interpuestas en su contra, para evitar que se ejecutara una orden de aprehensión, pero extrañamente, por alguna razón desconocida no se procedió a consignar dichas averiguaciones pese a las pruebas y los avances que se tienen, permitiendo que la ex-directora del ISSET logrará protesta como legisladora plurinominal que la blinda con el fuero constitucional para que en caso de ser requerida por la autoridad competente pueda ser detenida.
Trabajador, no te dejes engañar, desde el PRI o desde el PVEM, Hilda Santos Padrón solamente quiere tu dinero para pagar campañas políticas y tejer más complicidades.

Deja un comentario