A pares y nones vamos a jugar

(R. Vicente Yannini Mejenes)


maveco-

Los chiapanecos nos estamos acostumbrando a una nueva forma de ser gobernados. Tal parece que la improvisación y la toma de decisiones reflejan las ausencias en el carácter de quien encabeza el poder central de Chiapas. Tenemos un gobierno más de ocurrencias que de compromisos.

No es que seamos tontos, ni débiles; más bien somos producto de la incultura, inacción; del conformismo y la aceptación conservando el poder del refrán conocido “más vale viejo conocido que nuevo por conocer” ¿Quiénes no recuerdan uno de los consejos que nuestros padres nos decían: no te metas en problemas, no vayas a esa marcha, no protestes porque te van a señalar, no digas, no hagas, no contradigas a tu maestro, solo estudia? Ahí esta uno de los enormes problemas que hoy dan resultados negativos en el tópico de participación ciudadana, de compromiso social y cívico siendo los únicos beneficiados, el crimen organizado, vestido de representantes sociales.

No es que nuestros padre fueran malos, solo actuaban ya como víctimas de un sistema pésimo de incultura cuya tendencia era la de inhibir al ciudadano a participar, protestar, proponer y resistir las políticas erróneas de ese sistema. Hoy ese sistema juega con nosotros al juego de pares y nones, hoy si, mañana no. Hoy la verdad se vuelve mentira y la mentira se convierte mágicamente en verdad.

Hoy la diferencia entre ambas suele ser indescriptible, irreconocible, perturbadora e insoluta. Cuando el Güero dice que somos su prioridad y caigo en un bache, veo la luz del semáforo apagada, un cuerpo inerte sobre la calle sin culpable, a un asesino deambulando por las calles, un político saqueador, a un representante social enriqueciéndose ante mis ojos sin pena ni recato y peor aún, sin sentencia, un campo sin cultivo, indígenas desplazados por la voracidad empresarial, al 76.2% de pobreza extrema de mis hermanos chiapanecos, la dilapidación ofensiva de recursos públicos por cultivar su imagen, maestros sin derechos, nominas súper infladas, secretarias sin cabeza, ex presidentes municipales con enormes y escandalosos desfalcos y hoy impunes y con fuero, ciudadanos engañados por acciones diferentes con resultados idénticos, entonces pienso, sabrá este gobernador el significado de prioridad? Sabrán los representantes sociales “elegidos democráticamente” el significado de “amor a su pueblo”, el respeto a sus representados? La esperanza de los chiapanecos por revertir los daños y perjuicios que este gobierno ha causado es muy corta y breve.

La única manera es la integración de grupos comprometidos para transformar el pensamiento de la gente en pobreza extrema, capacitarlas, instruirlas y orientarlas hacia una dirección con mayor certidumbre, encaminarlos a la posibilidad productiva integral y sostenida. El hambre es el mejor aliado de la “democracia” y mientras esta persista, la democracia vivirá. La democracia se alimenta de la pobreza, de la incultura, del hambre, jamás de la educación y la visión, del ejercicio de los derechos, del reclamo social. El dinero y la ambición se confabulan mediante los colores formando ese arcoíris que pronostica desolación y muerte. Por si fuera poco, no les basta ser un gobierno que miente y manipula a través del ejecutivo, también lo hace mediante el líder del congreso quien pasa sus días en campaña por la gubernatura para el 2018 amarrándole las manos a su patrón y causando inestabilidad en Chiapas. No lo digo yo, lo dicen muchísimas personas cercanas a éstos quienes también están hartos de los excesos de ambos. Irremediablemente debemos pasar del juego de las palabras a las acciones concretas, responsables; abandonar la situación de riesgo a la cierta, la del soslayo institucional a la responsabilidad social. Menos palabras y mas hechos, menos medios y más soluciones, mas compromisos y menos promesas. Chiapas y quienes vivimos en él exigimos esto y más. El que no pueda que renuncie.

 

Deja un comentario